Mulhacen

Mulhacen

Atacar el Mulhacén en pleno julio desde Siete Lagunas es algo que cualquier andarín montañero consideraría “fácil”. Para mí, urbanita de pro con muy poquita experiencia en la montaña y haciendo noche en la laguna Hondera al raso, ha sido toda una experiencia.

El fuerte viento subiendo la cuerda del Resuello (el nombre da alguna pista) hizo que rozara los límites de mi escasa forma física, y que mis cinco compañeros de subida tuvieran que mirar una y otra vez hacia abajo a ver por donde andaba el piltrafilla ese. Pero llegué -y volví-, más o menos de este modo:

Ruta circular del viento infernal

 

La media-excursión, que es como alguien experimentado llamaría a mi (nuestra) pequeña hazaña comienza en Trevélez a unos 1.500m de altitud. Nos planteamos un doble objetivo: hacer cumbre, y antes pasar una noche al raso ya cerquita de nuestro destino, por lo que la primera jornada de no más de 8 km. salvando un desnivel positivo de unos 1.400m debería ser tremendamente sencilla. No lo fue para mí por algún motivo, conforme comenzamos la subida con la mochila a cuestas (quizá aquí esté el asunto), ya intuía yo que esta mini-excursión me iba a dar algún dolor de cabeza: ni mis piernas, ni el resfriadete importante recién curado estaban preparadas, y comenzaba a ser una carga para mis compis de ascencisón, bastante más experimentados.

En cualquier caso, cuando pasado el Culo de Perro (curioso nombre con sentido del río que nace de la Hondera, última de las Siete Lagunas) llegué a aquella tremenda explanada, todo tuvo sentido.

laguna hondera

Establecimos allí nuestro “campamento base”, a 2.900 metros de altura, con unas rachas de viento simpáticas que presagiaban una noche de mi estreno de vivac con más estrellas que sueño efectivo. Al final, estrellas hubo, y algo se durmió entre racha y racha. Lo cierto es que las 3 o 4 veces que me desperté a lo largo de la noche eran compensadas sin ninguna duda por el mejor cielo estrellado que nunca vi. Es lo bueno de tener estrellas fugaces en el “techo” :)

A la “mañana” siguiente habiamos previsto levantarnos a las 5 para ver amanecer en la cumbre, un par de horas después. Toda mi buena voluntad se convirtió en pasitos de muñecas de famosa contra el viento del Resuello a los 10 minutejos de ascensión. Subir 600m en noche cerrada con tu frontal como guía (mis amigos hacía rato que iban más arriba y los suyos eran como mi estrella polar particular), tocado del día anterior, convierten una posible /horaypico/ en dos horas de esfuerzo y pundonor.

subida mulhacen desde hondera por Resuello

No les voy a ocultar: cuando llegué arriba y comprobé que ese viento continuado con rachas de -yo diría- hasta 100km/h había tocado también el ánimo de mis compañeros, me sentí algo mejor. ¡Qué coñe, uno tiene su corazoncito! Por ese viento, y por prudencia, no tocamos la cumbre del Mulhacén, quedó allí al ladito, y nos conformamos con el Mulhacén II (¡un tresmil! – 3.362m). No estaba el día como para hacerse un caché ;-)

La vuelta se planteó circular (siempre gusta), con cierta incertidumbre que me hizo caer en la cuenta de lo mal que medimos las personas normales las distancias en altura. El ojo no entrenado ve allí abajo Trevélez y piensa: “es para abajo, no puede ser para tanto”. Luego tus rodillas ya se encargan de que para la próxima tengas en cuanta cada kilómetro y cada piedra suelta en el camino.

A modo de resumen para mi yo futuro, como es habitual: reto superado, nunca nada es tan fácil (ni tan difícil) como parecía y, muy importante, si vas a hacer algo que nunca has hecho, practica un poco antes, aunque sea en simulador ;-)

Alguna fotillo, por terminar el día.

Muchas gracias a mis compis de subida por soportarme y enseñarme, con sus palabras o simpemente siendo: Iván, Calix, Pedro, Martín y, especialmente, David, con el que me permito las confianzas que él me da, y vamso aprendiendo el uno del otro gracias a ello.

Le habló un arkangel con muchas cosas por hacer.

TrenVsBus

TrenVsBus

Siempre me ha gustado viajar más en tren que en bus: te levantas, vas a la cafetería, y todo eso. Por no hablar del /chacachá/, que tiene un puntazo.

Pero Graná es Graná, y sus circunstancias y conexiones… Hoy tenía que venir a Madrí para “un rato”, ida y vuelta en el día; pensé en ir a Antequera en coche y coger un par de AVE’s, pero mirando un poco la pasta, y otro poco el coger el coche a las tantas a de vuelta, me decidí por el chacachá a la ida, más el bus que encajaba de vuelta (tren, hay uno a media tarde). Que es el Premium.

El tren Altaria de RENFE

  • Tarda 4.5 horas (porque va a Antequera, y es un Altaria viejuno).
  • Huele a /meaos/. Especialmente al llegar a la estación de Córdoba, no se por qué.
  • Cobra precios de local-bien por un botellín de agua y unas patatuelas. El café es aceptable.
  • Atropella bichos por el camino (y oyes sus cuerpos rebotarlo por debajo, todavía lo /siento/). Esto no es malo ni bueno, es /asín/, pero si te fijas al salir ves sangre en la máquina.

El bus Premium de ALSA

  • Cuesta unos 10€ menos (a la fecha y por Internet: 35.60 frente a 47.90).
  • Tarda lo mismo que el tren (porque no da ese rodeo “especial”, va por la ruta natural de Despeñaperros (y al menos hoy no se nos ha cruzado ninguno).
  • Tiene asientos de polipiel. O de piel. Que no parece que tengan más de 20 años. O, al menos, los tapizan de vez en cuando.
  • Pasas entre Pinto y Valdemoro, que tiene su gracia (a mí me la hace).
  • ¡Tiene enchufes! Para cargar el móvil, /motivo por el cualo/ puedo estar escribiendo esto ahora.
  • Han puesto pantallitas táctiles con TV a la carta, cámaras con vista exterior del autobús en vivo (regular, pero, ¡oye!), acceso a periódicos online (sí, ETA son los padres, y Podemos), peliculillas a elegir (y se oyen bien). Un pun-ta-zo si no llevas la tableta cargada.
  • Los auriculares que te “regalan” también se oyen solo por un oído (pero al menos no se te quedan bolillas azules en la oreja, como con los del tren).

Y no sigo (porque dan caramelos, refresquitos, y cosas como cerveza, chorizo y ensaladas con queso, y manzana cortadita; y GuayFay). Vale, en honor a la verdad, no estoy pudiendo ver la peli porque se corta demasiado… Pero eso será el 3G.

Me parece a mí que RENFE debería ponerse un poco las pilas, porque las comparaciones son odiosas, y hay que actualizarse un poco. No se puede vivir siempre del romanticismo… Desde Málaga o Sevilla igual el tiempo es decisivo, pero para casi 5 horas entre pitos y flautas, por lo menos que te hagan un poco la pelota se agradece.

Le habló un arkangel muy de tren.

Londres2014

Londres2014

Aunque sigo pagando mi cuenta Pro en Flickr, creo que es por motivos más románticos que de “necesidad”.

Antes, solía dedidir que ahí colgaba las fotos seleccionadas, procesadas, enderezadas, recortadas… Reveladas. Pero desde hace años ni el tiempo me permite tanta selección y primor, ni hago fotos como para desechar tantas. Por otra parte, tengo cierto miedo a perder las fotos que hago en el día a día (las de viajes, sobre todo): los discos duros son fugaces, de los cedés ya ni me acuerdo (alguno habrá), y con el tiempo lo más parecido a permanente que tengo en mi vida digital es mi blog.

Lo que me recuerda que empezaré a subir algunas fotos del móvil por aquí.

De modo que aquí van las fotillos de la última escapada de 4 días a Londres. Ya había estado allí de pasada, currelando, pero ahora lo he disfrutado. Londres tiene mucho que dar, lo he pasado como un chavea con Inma; la siguiente quiero que sea con un grupo de 4 o 5 amigos, para hacer más cosas aún.

Aquí las fotos en bruto como salieron de la cámara; alguna de ellas merecerá un ratejo para darles color y eso…

Desde el móvil,

sobre todo aprovechando el photosphere de Google y el NExus 5, que es una maravilla, salen cosas interesantes:

Hasta me compré una gorra de pellejo auténtico de sheep (o eso decía el turco que me la vendió en Candem). Postureo total viajero-friki :P

Hacer fotos es una manera estupenda de fijarse en los detalles mientras se viaja, aunque luego no las veas nunca más. Lo importante es el camino.

Le habló un arkangel fotero-viajero.

ElSurVencerá

Momenticos tontos recordando cuando teníamos ganas de hacer cosas, para poder hacer más ahora.

CompetenciaDesleal

Planteemos, amigos, un caso hipotético: empresa tecnológica pequeñita que empieza a levantar cabeza entre ese maremagnum de grandes consultoras cárnicas (y las otras), mundo de subcontratas, spin-offs tecnológicas con contactos en los “grandes clientes”, emprendedores con mejores ideas que bolsillos, y más escuela que las losetas de mi colegio de prescolár (Virgen de las Angustias, Güetor capital).

Sonando: Babe I’m Gonna Leave You, Led Zeppelin

Esta sociedad referenciada comienza hace un par de años a aceptar alumnos en prácticas de ciclos formativos (un poner) y universidades (otro), con un doble fin: sacar trabajo adelante a bajo coste -estoesasín-, y detectar talento para incorporarlo al equipo. La segunda motivación les va dando resultados (no tanto la primera, puesto que el período de adaptación a la metodología que hace que unos triunfen y otros no suele ser más largo que la fase de prácticas), y tienen incorporados en plantilla con el mejor contrato que pueden ofrecer, cobrando más por hora trabajada que los socios, como debe ser, un par de aquello.

Año +1

Se producen repeticiones en la elección de los centros formativos donde se captan los futuros compañeros trabajadores. Vuelven las visitas de los tutores de prácticas. [Oh-wait, no, ahora cambia la persona, suponemos a posteriori que quieren hacer un seguimiento del incorporado anteriormente a la plantilla]. En estas visitas la empresa se abre a los docentes, intentando de corazón contribuir con su (corta) experiencia a la mejora del sistema de prácticas. Se habla incluso de números generales, de lo que se puede pagar, de lo que no, de por qué determinados proyectos son antirrentables, pero gustan, de planes de futuro… Son empresarios con más ilusión que empresariarización. Y por muchos años, sea. Horas después, por un par de búsquedas en Google, el empresario se entera de que el docente es socio de una competencia directa, además de profesor.

Sonando: Dazed And Confused, Led Zeppelin

Lo primero que piensa es en su candidez, en todos los datos-secretos revelados a un desconocido. Inmediatamente después, piensa que el futuro decidirá por él si hizo bien, como lo ha hecho hasta ahora; un problema menos y a centrarse en los proyectos.

Lo desleal

No se trata de que la otra parte sea más avispada, yo haría lo mismo (de hecho, lo hago en los bares, avisados quedan), quizá más transparente, pero eso es sólo un matiz: intentar obtener información para crecer. Se trata de la posición dominante, la falta de deportividad. Lo desleal, que viene ahora.

El profesor de alguien lo conoce perfectamente, sabe que es bueno, y te lo envió a ti, porque tocaba. Al año siguiente te envía un perfil totalmente distinto (de todo tiene que haber en la viña del señor), que no vale para determinado modelo de empresa (válgameelseñor de juzgar a alguien con la razón absoluta en mi lado). Y viene.

Viene a tantear al que te quedaste, al bueno, a hacerle ver que, con el rodaje ya hecho, podría estar mejor “con los suyos”. Esto para mi es ser juez, parte, policía, y un caradura. Nada reprochable legalmente, ¡todo lo contrario! Encantados con funcionarios que además son emprendedores, pero de frente.

No me gustan las serpientes.

Afortunadamente, hay personas con perspectiva vital (por muy jóvenes que sean), que saben apostar con su esfuerzo por lo que mejor consideran para su “hoy” y “mañana” (pasado mañana, el tiempo lo dirá). Hay empresas, yo lo se, que intentan ser justas: pagando el máximo que pueden, sin poner cebos, ni promesas incumplibles para extraer el 110% del hoy de una persona ilusionada. Esto, si no se vive, suena a mentira (y, muchas veces, es injusto).

Sonando: Whole Lotta Love, Led Zeppelin

I’m gonna give you all, my love respect.

Le habló un arkangel creciendo en maldad.

RecuerdosHeredados

El de la Corbetta decidió un día dejarlo todo para perderse una temporada montando escenarios de Miguel Ríos. Seguramente no estaba pasando un buen momento, a pesar de ser un hombre-de-éxito: bombero, guapetón, con una mujer preciosa, y todo por delante. Tomó decisiones jodidas y le costaron caras (que lo sé yo), pero las tomó. Yo no he tenido sus huevos en mi puñetera vida, y estoy a punto de superarlo en años.

En honor a la verdad, casi todo esto lo se por referencias, entresacadas de recuerdos de Lúa en la piscina de un hotel que hoy día es un club de carretera (teniamos ambos como 6 años, no piensen mal), de conversaciones demasiado lejanas, de algún encuentro familiar con vino blanco, y de lo que he podido rascar leyendo alguna dedicatoria en alguna revista. De la imaginación exagerada, fundamentalmente.

Les estoy contando esto con cierta erección capilar, y lágrimas en los ojos. No les pido que me crean, desde luego. Pero estaba escuchando el blues del autobús y me ha apetecido soltar un poco.

A veces me siento un  poco fuera de lugar, como si no estuviera cumpliendo con  lo-que-me-tocaba-hacer. Una vez, mi padre me dijo: “Alillo, si decides ser barrendero, barre como si no hubiera mañana”. Y a veces siento que fallo, que soy demasiado conservador. Que miro demasiado a dentro de tres días.

La memoria genética /individual/ no existe en el sentido atávico-literario que yo la siento, ya lo sé. En la psicología “de verdad” se llama “traumas”, o algo así: maneras de echarle la culpa a otro de lo que uno mismo no es capaz de Ser. A pesar de todo, no deja de ser motivador, siempre que seas consciente de lo parcial de todo este argumento. Cuando te sientas más libre es cuando más jodido estás.

No les cuentes tus penas a tus amigos, que los divierta su puta madre.

Nueva ola…

Le habló un arkangel sintiendo el neón de color rosa en las venas.

 

¡blog zombie!

Buuhhh... Este es un blog zombie, o vampiro, o algo así. Quiero decir, que está no-muerto. Sí, parece cadáver total, pero de vez en cuando su autor vuelve para soltar alguna diarrea mental.

Busca