Categorías
Caminando Mis Paranoias Yo mismo

(Mi)CrisisDelCoVid-19

A.K.A.: Mi no-viaje a China en 2020.

A.K.A.: Cómo el Universo pangolín conspira contra mí :)

Estos días en España vivimos unos momentos muy particulares…

Spoiler: momentos duros, pero que dejan tiempo para pensar y hacer cosas. Cambiar hábitos. Intentar hacer del defecto, virtud. Escribir en tu blog…

Empezaré resumiendo a continuación, sin demasiados datos exactos, pero sí suficientes para cuando me lea a mí mismo dentro de unos años tener algo de contexto, cual fue mi circunstancia en el tiempo anterior a este domingo 15 de marzo de 2020, desde mi punto de vista personalísimo, desde cómo he percibido esta crisis.

Diciembre de 2019

Cornfield chase

Aún no pasa nada. Llevaba un tiempo queriendo viajar a China, mi lucha en este aspecto era interior: planeaba -por decirlo de alguna manera- un viaje extraordinario para mí, intentando superar mis miedos, vencer una batalla a mis demonios como parte del camino que decidí empezar a recorrer hace un tiempo. Un viaje de más de un mes en soledad, sin excesiva planificación pero que incluía, con cierta puñetera sincronicidad y sin ninguna duda, unas cuatro semanas en la provincia de Wuhan.

Quería ir a las montañas de Wudang a caminar, a practicar taichi, kungfu; a meditar… A sentirme aislado fuera del mundo, sin poder comunicarme bien, a provocar cierta inestabilidad conmigo mismo, a conocerme y ponerme a prueba. Por eso, y por trabajo, elegí la fecha de mayo-junio para este viaje interior de 10.000 kilómetros, pensando en épocas con menos extranjeros como yo.

Uno de los templos que quería visitar, despacito.

Enero de 2020

Day One

Justo después de las vacaciones de navidad, gracias al mucho apoyo recibido de mis cercanos (gracias), vencí al primer monstruo: dí el primer paso y compré mi vuelo de ida y vuelta a Beijing. La decisión estaba tomada, era el paso más difícil el de enfocarse hacia un lugar.

¡Mi vuelo! :_( Adiós, vuelito… Ya nos veremos :)))

Muy poco después de tomar esta decisión empiezo a recibir información desde China, especialmente por un canal de Youtube que yo ya solía seguir para conocer algo de la cultura de allí, que se podría complicar la cosa. El 25 de Enero la provincia de Wuhan estaba exactamente en la situación en la que estaba España ayer.

Febrero de 2020

Stay

Puse en cuarentena mi decisión, solo para adentro… No iba a planificar demasiado el viaje, por lo que tampoco me costaba demasiado aplazar ciertas cuestiones logísticas (comencé a tramitar el visado, eso sí; lo imprescindible). La gente de mi entorno comenzaba a bromear con “te vas a China ehhh”, o me miraban con cierta preocupación.

Seguía adelante mi no-plan. En mis ratos libres dediqué tiempo a pensar qué sitios diferentes visitar en la capital, fuera del circuito habitual (como, por ejemplo, un pateo interesante a la Gran Muralla, en el límite de lo legal, acampando por allí).

Joer que si estaba ilusionado con este rollo… Y esto era solo para hacer tiempo mientras me iba en un tren con 3.000 chinos hacia Wudang, en un tren-litera…

En estos días comencé a transmitir mi ilusión hacia afuera. Amigos, compañeros de trabajo, familia… Recibí mucho ánimo, yo me veía allí. El reto de aprendizaje iba a ser grande.

(Primeros de) Marzo de 2020

Mountains

#WuWei. Quizá a final de febrero ya fui consciente de la situación real (mucho antes que gente de mi entorno, esto ha sido muy rápido, yo me informaba constantemente, tampoco quería pasar un mal rato ni hacerlo pasar a mis cercanos).

Estaba claro que no podría viajar. Tuve una conversación con el que escribe y lo acepté. Forzar la situación hubiera sido absolutamente irresponsable…

Por otro lado, mi vida de diario también cambió en este mes anterior. Decisiones que debimos haber tomado tiempo atrás influyeron en todo.

Igualmente, no habría podido ser, aunque afortunadamente para mí yo ya sabía que-no-podía-ser.

Quizá sea necesario hacer un apunte: los dos sabíamos que no podia ser… Agradezco mucho a quien me ha aguantado todos estos años y ha sido capaz de soportar mi mundo interior, que me ha apoyado, ayudado a crecer, recogido en sus brazos cuando estaba débil. Gracias…

¿Dónde estaban los ángeles hace 10 años?

Hoy

S.T.A.Y

Vale, la introducción me ha salido un poco larga. Pero es que estoy aislado en casa, comprendan… Se deja uno llevar por la tecla :) Además, que me hacía falta recopilar un poco todo esto, para lo que venga, para recordarme.

Pero, vamos allá: hoy llevo dos días y pico sin salir de casa. Comencé un poco antes que otros por responsabilidad y conocimiento de la historia (ya sabía lo que iba a pasar, a veces sucede que ves el futuro si tienes datos suficientes).

Vivimos (siempre) tiempos de inmediatez, de tomar atajos, de cambios de rumbo. De no me gusta por donde va esto: aquel(la) me ofrece mejores palabras que tú, me acaricia el lomo cuando lloro, parece que me entiende. Y uno solo intenta ser. Estar.

Nos va a venir bien esta crisis comunal. Soy compasivo con quien realmente lo pasa y pasará mal (quizá yo mismo). Pero intento alejar de mí tanto ruido como está llegando…

Nos esperan 30 o 50 días simpáticos. Eso quiere decir que hemos superado el 5% de lo que nos espera… Nos enfrentará a nosotros mismos. Deberemos estar preparados para convivir con nuestros demonios.

Los gurus suelen llevar a sitios (buenos y malos). Pero algo se puede sacar, siempre.

El futuro

Where we’re going

Todo pasará, como dice esa expresión japonesa… Nankurunasia. Sí, lo que hoy se ve muy grande, el tiempo lo arregla.

NADA es tan importante. Yo no soy tan importante. Tú, tampoco lo eres :) A veces suelo expresarlo como “todo es mentira”, pero me temo que debo mejorar mi sutil ironía, no suele llegar a más de 3 cm. de mi piel…

Le habló un arkángel como si estuviera infectado.


Actualizaciones

Pensé en recuperar el modo-diario para el blog. Pero, dado que esto irá para largo, y en realidad cada día suele ser bastante parecido al anterior, voy a intentarlo por semanas. Mis semanas empiezan el viernes 13 de marzo de 2020, que fue la tarde en la que decidí autoaislarme en casa.

Semana 1

Me considero realmente afortunado: puedo trabajar desde casa, tengo un jardín y unas gallinas que cuidar, y que pasear, y en verdad soy bastante de padentro en mis gustos y hábitos…

El fin de semana comencé a darle un repaso importante al jardín: le hacía falta. Y le hace, todavía… Me lo estoy tomando con calma… Igual el finde sí le dediqué más horas, pero a diario lo que estoy haciendo es pasar una o dos horas por las tardes, escuchando un podcast, quitando hiedra… limpiando profundamente. A ver en lo que queda.

El mismo sábado recuperé el hábito que un tiempo tuve de meditar a diario un ratito. A las 21h, todos los días… Un día 20 minutos, otro 40… Uno más inspirado, otro menos. Pero todos los días. Feliz en esa parte.

Propuse a mis compañeros en Si2, que también trabajan desde casa, una vídeo a las 10 de la mañana cada día laborable. Me alegra mucho poder sentirlos cerca. No es que planifiquemos demasiado, ni ellos hablan mucho, pero nos sirve para saber que estamos ahí.

Trabajo... Mucho. No me da la jornada laboral, que me he partido poco más o menos como hacía cuando iba a la oficina: de 9 a 14h, un rato por la tarde para revisar urgencias, y a las 22h, lo que toque (me han dado las 2 algún día). Me siento, como siempre, poco productivo, pero creo que en realidad las cosas están fuincionando mejor ahora.

Mucha actividad en las redes sociales… Me refiero a WhatsApp, poruqe en realidad sigo dedicando muuuy poco tiempo a entrar a Facebook y Twitter. Mucho ruido… Sí que a última hora le doy un repaso a los grupos silenciados, entro a Facebook, leo noticias… Sobre todo para reirme un poco con los memes, para saber algo de las personas cercanas… Pero tanta conspiranoia, tanta negatividad, Uf… Bueno, como siempre, pero con altavoz.

¡Me recorté la barba! Mucho, hasta que se me viera la cara… Hacía años que no me veia la cara… Me costó un día aceptarme, ahora creo que estoy más cómodo con mi yo actual que con aquel. Quien sabe.

Empecé las videoconferencias con móvil, como solía hacer. Pero ya que ahora se ha convertido en herramienta fundamental, recuperé una webcam, y me he comprado un micrófono decente por Amazon. Acabo de instalarlo y creo que estoy contento.

Quizá en algún momento debería comprar un portátil. O no.

He practicado un poco de taichi y Qigong. Poco, en realidad, pero algo…

Mi propósito para la semana que viene es sudar un poco más, no se exactamente si seré capaz.

Seguimos.

¡ Comenta !