Mijitillas de realidad

TrenVsBus

TrenVsBus

Siempre me ha gustado viajar más en tren que en bus: te levantas, vas a la cafetería, y todo eso. Por no hablar del /chacachá/, que tiene un puntazo.

Pero Graná es Graná, y sus circunstancias y conexiones… Hoy tenía que venir a Madrí para “un rato”, ida y vuelta en el día; pensé en ir a Antequera en coche y coger un par de AVE’s, pero mirando un poco la pasta, y otro poco el coger el coche a las tantas a de vuelta, me decidí por el chacachá a la ida, más el bus que encajaba de vuelta (tren, hay uno a media tarde). Que es el Premium.

El tren Altaria de RENFE

  • Tarda 4.5 horas (porque va a Antequera, y es un Altaria viejuno).
  • Huele a /meaos/. Especialmente al llegar a la estación de Córdoba, no se por qué.
  • Cobra precios de local-bien por un botellín de agua y unas patatuelas. El café es aceptable.
  • Atropella bichos por el camino (y oyes sus cuerpos rebotarlo por debajo, todavía lo /siento/). Esto no es malo ni bueno, es /asín/, pero si te fijas al salir ves sangre en la máquina.

El bus Premium de ALSA

  • Cuesta unos 10€ menos (a la fecha y por Internet: 35.60 frente a 47.90).
  • Tarda lo mismo que el tren (porque no da ese rodeo “especial”, va por la ruta natural de Despeñaperros (y al menos hoy no se nos ha cruzado ninguno).
  • Tiene asientos de polipiel. O de piel. Que no parece que tengan más de 20 años. O, al menos, los tapizan de vez en cuando.
  • Pasas entre Pinto y Valdemoro, que tiene su gracia (a mí me la hace).
  • ¡Tiene enchufes! Para cargar el móvil, /motivo por el cualo/ puedo estar escribiendo esto ahora.
  • Han puesto pantallitas táctiles con TV a la carta, cámaras con vista exterior del autobús en vivo (regular, pero, ¡oye!), acceso a periódicos online (sí, ETA son los padres, y Podemos), peliculillas a elegir (y se oyen bien). Un pun-ta-zo si no llevas la tableta cargada.
  • Los auriculares que te “regalan” también se oyen solo por un oído (pero al menos no se te quedan bolillas azules en la oreja, como con los del tren).

Y no sigo (porque dan caramelos, refresquitos, y cosas como cerveza, chorizo y ensaladas con queso, y manzana cortadita; y GuayFay). Vale, en honor a la verdad, no estoy pudiendo ver la peli porque se corta demasiado… Pero eso será el 3G.

Me parece a mí que RENFE debería ponerse un poco las pilas, porque las comparaciones son odiosas, y hay que actualizarse un poco. No se puede vivir siempre del romanticismo… Desde Málaga o Sevilla igual el tiempo es decisivo, pero para casi 5 horas entre pitos y flautas, por lo menos que te hagan un poco la pelota se agradece.

Le habló un arkangel muy de tren.

CompetenciaDesleal

Planteemos, amigos, un caso hipotético: empresa tecnológica pequeñita que empieza a levantar cabeza entre ese maremagnum de grandes consultoras cárnicas (y las otras), mundo de subcontratas, spin-offs tecnológicas con contactos en los “grandes clientes”, emprendedores con mejores ideas que bolsillos, y más escuela que las losetas de mi colegio de prescolár (Virgen de las Angustias, Güetor capital).

Sonando: Babe I’m Gonna Leave You, Led Zeppelin

Esta sociedad referenciada comienza hace un par de años a aceptar alumnos en prácticas de ciclos formativos (un poner) y universidades (otro), con un doble fin: sacar trabajo adelante a bajo coste –estoesasín-, y detectar talento para incorporarlo al equipo. La segunda motivación les va dando resultados (no tanto la primera, puesto que el período de adaptación a la metodología que hace que unos triunfen y otros no suele ser más largo que la fase de prácticas), y tienen incorporados en plantilla con el mejor contrato que pueden ofrecer, cobrando más por hora trabajada que los socios, como debe ser, un par de aquello.

Año +1

Se producen repeticiones en la elección de los centros formativos donde se captan los futuros compañeros trabajadores. Vuelven las visitas de los tutores de prácticas. [Oh-wait, no, ahora cambia la persona, suponemos a posteriori que quieren hacer un seguimiento del incorporado anteriormente a la plantilla]. En estas visitas la empresa se abre a los docentes, intentando de corazón contribuir con su (corta) experiencia a la mejora del sistema de prácticas. Se habla incluso de números generales, de lo que se puede pagar, de lo que no, de por qué determinados proyectos son antirrentables, pero gustan, de planes de futuro… Son empresarios con más ilusión que empresariarización. Y por muchos años, sea. Horas después, por un par de búsquedas en Google, el empresario se entera de que el docente es socio de una competencia directa, además de profesor.

Sonando: Dazed And Confused, Led Zeppelin

Lo primero que piensa es en su candidez, en todos los datos-secretos revelados a un desconocido. Inmediatamente después, piensa que el futuro decidirá por él si hizo bien, como lo ha hecho hasta ahora; un problema menos y a centrarse en los proyectos.

Lo desleal

No se trata de que la otra parte sea más avispada, yo haría lo mismo (de hecho, lo hago en los bares, avisados quedan), quizá más transparente, pero eso es sólo un matiz: intentar obtener información para crecer. Se trata de la posición dominante, la falta de deportividad. Lo desleal, que viene ahora.

El profesor de alguien lo conoce perfectamente, sabe que es bueno, y te lo envió a ti, porque tocaba. Al año siguiente te envía un perfil totalmente distinto (de todo tiene que haber en la viña del señor), que no vale para determinado modelo de empresa (válgameelseñor de juzgar a alguien con la razón absoluta en mi lado). Y viene.

Viene a tantear al que te quedaste, al bueno, a hacerle ver que, con el rodaje ya hecho, podría estar mejor “con los suyos”. Esto para mi es ser juez, parte, policía, y un caradura. Nada reprochable legalmente, ¡todo lo contrario! Encantados con funcionarios que además son emprendedores, pero de frente.

No me gustan las serpientes.

Afortunadamente, hay personas con perspectiva vital (por muy jóvenes que sean), que saben apostar con su esfuerzo por lo que mejor consideran para su “hoy” y “mañana” (pasado mañana, el tiempo lo dirá). Hay empresas, yo lo se, que intentan ser justas: pagando el máximo que pueden, sin poner cebos, ni promesas incumplibles para extraer el 110% del hoy de una persona ilusionada. Esto, si no se vive, suena a mentira (y, muchas veces, es injusto).

Sonando: Whole Lotta Love, Led Zeppelin

I’m gonna give you all, my love respect.

Le habló un arkangel creciendo en maldad.

PepePhone

¿Como que por qué me gusta Pepephone?

Por cosillas como éstas… Está claro que existen para ganar dinero, pero cuando otras Vodafone me sanciona y amenaza incluyendome en listas públicas por irme un mes antes de mi “compromiso” (no firmado), estos van y se descuelgan haciendome llegar hoy este mail sin más explicación que un asunto: “Paso a paso”.

Continue reading

LaPoya

Acabo de tener una de esas sensaciones tan parecidas a descubrir la rueda tal que me ha hecho darle al botón de recuperar contraseña de este sitio donde alguno, por mor de los RSS y/o redes sociales que algún día consideré suficientemente perdurables como para prestar atención, me leerá.

Para ellos, o para mi Yo-del-Futuro, que en estos últimos días meses es mi principal lector no paracaidista, va mi gran-descubrimiento de hoy. La poya de los granaínos. Y sí, se ve que los de por aquí tenemos tan presente la polla, que casi no le damos importancia al por qué, a su origen, a qué es esa poya que tenemos tó el día en la boca.

Bueno, algunos recopilábamos diccionarios allá por el 2004 que la incluían repetidas veces; otros mucho más ilustres y versados en el tema (de la escritura, vayamos a poyas) incluso han escrito libros enteros, como D. Andrés Cárdenas. Pero quizá todos estábamos equivocados…

La grafía es el quid.

Suelo ser, aún hoy con WhatsApps y móviles de por medio, bastante talibán en cuanto a la ortografía. Pero los homónimos siempre son un reto, y creo que esta vez me tenían engañado durante… Años. Cuando digo talibán, digo polla, que es lo que yo escribía hasta hoy, maldiciendo (solo un poquito) a aquellos que me mandaban esos mensajes llenos de poyas: que si “esto es una poya”, “pues vaya poya de película”, “vayamos a poyas”… Hoy, micro-epifanía mediante, estoy en disposición de afirmar que estaba equivocado: una polla es una polla, pero estoy casi totalmente convencido de que los granaínos no nos referimos a un pene cuando le decimos a alguien que algo nos importa una poya.

Como casi siempre, todo ha venido DRAE mediante:

poya.
(De poyar).
1. f. Derecho que se pagaba en pan o en dinero, en el horno común.
2. f. Residuo formado por las gárgolas del lino, después de machacadas y separadas de la simiente.

Ambas acepciones me han valido, me han abierto los ojos… Si analizamos la primera con un poquito de historia de por medio encontramos usos que nos pueden parecer ahora simpáticos, como el pan de poya, pero que al final vienen a decirnos que era una mihilla de pan que se entregaba al panadero a cambio de que te dejara usar su horno. ¡Pero tampoco mucho, que al final el buen hombre no había hecho casi ! Le dabas,… una mititilla de lo que habías hecho. Una poya de pan, vamos.

El segundo significado viene a refrendar el primero, pero sin tener que darle tanta vuelta a la explciación: “Residuo formado por…”, no hay más que hablar, algo insignificante, sin importancia, de lo que se puede prescindir.

¿Y ahora?

Volvamos a observar algunas de las expresiones que yo antes escribía con elle y desde ahora con y -griega, que esa es otra-, como son las mencionadas “esto es una poya”, “pues vaya poya de película”, “vayamos a poyas”¿De verdad se puede seguir pensando que el granaíno se está refiriendo a un pene cuando habla de algo tan tremendamente enterrado en nuestra historia y costumbres como es la poya? Yo creo que no.

Además, creo que ustedes tienen la mente sucia, por haberlo pensado. Vale, yo también, ya hemos salido todos del error (pero yo un poco antes, ya saben).

¡Menudo gilipoyas!

(del caló jilí, ‘tonto’, y poya, ‘residuo’, ‘nimiedad’, pero en esta ocasión probablemente mal empleado el término)

Sí, pero ahora me fustigo un poco, y así me redimo. Comenzaba estas líneas aludiendo al redescubrimiento de la rueda, porque efectivamente todo este peñazo que les he soltado ha salido tal como lo han leido, de unas cuantas consultas de diccionario y una cabeza algo desatendida (más una conversación de 15 segundos con mi pareja, en la cocina, justo antes de ponerme a escribir). Pero mientras elaboraba mis argumentos y me documentaba he hecho lo peor que el descubridor puede hacer: buscar si alguien lo había hecho antes. Y sí, hay referencias a esta línea argumental (quizá algo menos elaboradas) al menos en dos sitios (no he querido seguir mirando para no desanimarme tanto como para no escribir la entrada): [1] [2].

Le habló un arkangel confiando en que no lo juzguen demasiado duro.

TodoEstáInventao

Escuché el otro día algo por la radio que me pareció de total actualidad, y aplicable a muchos aspectos de la política, economía, relaciones interpersonales, empresas…

Se trata de un pasaje de  La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades, novela como todos sabeis (claro) anónima de mediados de los años 1.500 (siglo XVI, que hace un rato ya):

Acaeció que, llegando a un lugar que llaman Almorox, al tiempo que cogían las uvas, un vendimiador le dio un racimo dellas en limosna.
Acordó de hacer un banquete, así por no poderlo  llevar como por contentarme: que aquel día me había dado muchos rodillazos y golpes. Sentámonos en una valladar y dijo:

– Agora quiero yo usar contigo de una liberalidad,y es que ambos comamos deste racimo de uvas y que hayas de él tanta parte como yo. Partirlo hemos de  esta manera: tú picarás una vez y yo otra, con tal que me prometas no tomar cada vez más de una uva. Yo haré lo mismo hasta que lo acabemos, y de esta suerte no habrá engaño.

Hecho así el concierto, comenzamos; mas luego al segundo lance, el traidor mudó propósito, y comenzó a tomar de dos en dos, considerando que yo debería  hacer lo mismo. Como vi que él quebraba la postura  no me contenté ir a la par con él; más aún pasaba adelante: dos a dos y tres a tres y como podía las  comía. Acabado el racimo, sostuvo un poco el escobajo en la mano, y, meneando la cabeza, dijo:

– Lázaro: engañado me has. Juraré yo a Dios que   has comido las uvas de tres a tres.

– No comí – dije yo – mas, ¿por qué sospecháis eso?

Respondió el sagacísimo ciego:

– ¿Sabes en qué veo que las comiste de tres a tres?
En que comía yo dos a dos y callabas.

Picaresca, creo que le llamaban. El caso es que no parece que haya cambiado mucho la cosa, por mi corta experiencia.

Sobre todo cuando hay dinero de por medio.

Le habló un arkángel con poco tiempo, pero que se sigue fijando.

Sobre el autor

Durante mucho tiempo desde que comencé este blog allá por 2003 intenté mantener separado mi alter ego de mi mismidad.

Sobre la persona

A día de hoy, me resulta casi imposible separar, lo virtual se mezcla íntimamente con el Mundo Real TM, para lo bueno y lo malo:

Mi nombre es Ángel Moreno y pierdo el sueño por SI2 Soluciones.

Disculpen :)

Busca
¡blog zombie!

Buuhhh... Este es un blog zombie, o vampiro, o algo así. Quiero decir, que está no-muerto. Sí, parece cadáver total, pero de vez en cuando su autor vuelve para soltar alguna diarrea mental.