Categorías
Caminando Mis Paranoias Yo mismo

(Mi)CrisisDelCoVid-19

A.K.A.: Mi no-viaje a China en 2020.

A.K.A.: Cómo el Universo pangolín conspira contra mí :)

Estos días en España vivimos unos momentos muy particulares…

Spoiler: momentos duros, pero que dejan tiempo para pensar y hacer cosas. Cambiar hábitos. Intentar hacer del defecto, virtud. Escribir en tu blog…

Empezaré resumiendo a continuación, sin demasiados datos exactos, pero sí suficientes para cuando me lea a mí mismo dentro de unos años tener algo de contexto, cual fue mi circunstancia en el tiempo anterior a este domingo 15 de marzo de 2020, desde mi punto de vista personalísimo, desde cómo he percibido esta crisis.

Diciembre de 2019

Cornfield chase

Aún no pasa nada. Llevaba un tiempo queriendo viajar a China, mi lucha en este aspecto era interior: planeaba -por decirlo de alguna manera- un viaje extraordinario para mí, intentando superar mis miedos, vencer una batalla a mis demonios como parte del camino que decidí empezar a recorrer hace un tiempo. Un viaje de más de un mes en soledad, sin excesiva planificación pero que incluía, con cierta puñetera sincronicidad y sin ninguna duda, unas cuatro semanas en la provincia de Wuhan.

Quería ir a las montañas de Wudang a caminar, a practicar taichi, kungfu; a meditar… A sentirme aislado fuera del mundo, sin poder comunicarme bien, a provocar cierta inestabilidad conmigo mismo, a conocerme y ponerme a prueba. Por eso, y por trabajo, elegí la fecha de mayo-junio para este viaje interior de 10.000 kilómetros, pensando en épocas con menos extranjeros como yo.

Uno de los templos que quería visitar, despacito.

Enero de 2020

Day One

Justo después de las vacaciones de navidad, gracias al mucho apoyo recibido de mis cercanos (gracias), vencí al primer monstruo: dí el primer paso y compré mi vuelo de ida y vuelta a Beijing. La decisión estaba tomada, era el paso más difícil el de enfocarse hacia un lugar.

¡Mi vuelo! :_( Adiós, vuelito… Ya nos veremos :)))

Muy poco después de tomar esta decisión empiezo a recibir información desde China, especialmente por un canal de Youtube que yo ya solía seguir para conocer algo de la cultura de allí, que se podría complicar la cosa. El 25 de Enero la provincia de Wuhan estaba exactamente en la situación en la que estaba España ayer.

Febrero de 2020

Stay

Puse en cuarentena mi decisión, solo para adentro… No iba a planificar demasiado el viaje, por lo que tampoco me costaba demasiado aplazar ciertas cuestiones logísticas (comencé a tramitar el visado, eso sí; lo imprescindible). La gente de mi entorno comenzaba a bromear con “te vas a China ehhh”, o me miraban con cierta preocupación.

Seguía adelante mi no-plan. En mis ratos libres dediqué tiempo a pensar qué sitios diferentes visitar en la capital, fuera del circuito habitual (como, por ejemplo, un pateo interesante a la Gran Muralla, en el límite de lo legal, acampando por allí).

Joer que si estaba ilusionado con este rollo… Y esto era solo para hacer tiempo mientras me iba en un tren con 3.000 chinos hacia Wudang, en un tren-litera…

En estos días comencé a transmitir mi ilusión hacia afuera. Amigos, compañeros de trabajo, familia… Recibí mucho ánimo, yo me veía allí. El reto de aprendizaje iba a ser grande.

(Primeros de) Marzo de 2020

Mountains

#WuWei. Quizá a final de febrero ya fui consciente de la situación real (mucho antes que gente de mi entorno, esto ha sido muy rápido, yo me informaba constantemente, tampoco quería pasar un mal rato ni hacerlo pasar a mis cercanos).

Estaba claro que no podría viajar. Tuve una conversación con el que escribe y lo acepté. Forzar la situación hubiera sido absolutamente irresponsable…

Por otro lado, mi vida de diario también cambió en este mes anterior. Decisiones que debimos haber tomado tiempo atrás influyeron en todo.

Igualmente, no habría podido ser, aunque afortunadamente para mí yo ya sabía que-no-podía-ser.

Quizá sea necesario hacer un apunte: los dos sabíamos que no podia ser… Agradezco mucho a quien me ha aguantado todos estos años y ha sido capaz de soportar mi mundo interior, que me ha apoyado, ayudado a crecer, recogido en sus brazos cuando estaba débil. Gracias…

¿Dónde estaban los ángeles hace 10 años?

Hoy

S.T.A.Y

Vale, la introducción me ha salido un poco larga. Pero es que estoy aislado en casa, comprendan… Se deja uno llevar por la tecla :) Además, que me hacía falta recopilar un poco todo esto, para lo que venga, para recordarme.

Pero, vamos allá: hoy llevo dos días y pico sin salir de casa. Comencé un poco antes que otros por responsabilidad y conocimiento de la historia (ya sabía lo que iba a pasar, a veces sucede que ves el futuro si tienes datos suficientes).

Vivimos (siempre) tiempos de inmediatez, de tomar atajos, de cambios de rumbo. De no me gusta por donde va esto: aquel(la) me ofrece mejores palabras que tú, me acaricia el lomo cuando lloro, parece que me entiende. Y uno solo intenta ser. Estar.

Nos va a venir bien esta crisis comunal. Soy compasivo con quien realmente lo pasa y pasará mal (quizá yo mismo). Pero intento alejar de mí tanto ruido como está llegando…

Nos esperan 30 o 50 días simpáticos. Eso quiere decir que hemos superado el 5% de lo que nos espera… Nos enfrentará a nosotros mismos. Deberemos estar preparados para convivir con nuestros demonios.

Los gurus suelen llevar a sitios (buenos y malos). Pero algo se puede sacar, siempre.

El futuro

Where we’re going

Todo pasará, como dice esa expresión japonesa… Nankurunasia. Sí, lo que hoy se ve muy grande, el tiempo lo arregla.

NADA es tan importante. Yo no soy tan importante. Tú, tampoco lo eres :) A veces suelo expresarlo como “todo es mentira”, pero me temo que debo mejorar mi sutil ironía, no suele llegar a más de 3 cm. de mi piel…

Le habló un arkángel como si estuviera infectado.


Actualizaciones

Pensé en recuperar el modo-diario para el blog. Pero, dado que esto irá para largo, y en realidad cada día suele ser bastante parecido al anterior, voy a intentarlo por semanas. Mis semanas empiezan el viernes 13 de marzo de 2020, que fue la tarde en la que decidí autoaislarme en casa.

Semana 1

Me considero realmente afortunado: puedo trabajar desde casa, tengo un jardín y unas gallinas que cuidar, y que pasear, y en verdad soy bastante de padentro en mis gustos y hábitos…

El fin de semana comencé a darle un repaso importante al jardín: le hacía falta. Y le hace, todavía… Me lo estoy tomando con calma… Igual el finde sí le dediqué más horas, pero a diario lo que estoy haciendo es pasar una o dos horas por las tardes, escuchando un podcast, quitando hiedra… limpiando profundamente. A ver en lo que queda.

El mismo sábado recuperé el hábito que un tiempo tuve de meditar a diario un ratito. A las 21h, todos los días… Un día 20 minutos, otro 40… Uno más inspirado, otro menos. Pero todos los días. Feliz en esa parte.

Propuse a mis compañeros en Si2, que también trabajan desde casa, una vídeo a las 10 de la mañana cada día laborable. Me alegra mucho poder sentirlos cerca. No es que planifiquemos demasiado, ni ellos hablan mucho, pero nos sirve para saber que estamos ahí.

Trabajo... Mucho. No me da la jornada laboral, que me he partido poco más o menos como hacía cuando iba a la oficina: de 9 a 14h, un rato por la tarde para revisar urgencias, y a las 22h, lo que toque (me han dado las 2 algún día). Me siento, como siempre, poco productivo, pero creo que en realidad las cosas están fuincionando mejor ahora.

Mucha actividad en las redes sociales… Me refiero a WhatsApp, poruqe en realidad sigo dedicando muuuy poco tiempo a entrar a Facebook y Twitter. Mucho ruido… Sí que a última hora le doy un repaso a los grupos silenciados, entro a Facebook, leo noticias… Sobre todo para reirme un poco con los memes, para saber algo de las personas cercanas… Pero tanta conspiranoia, tanta negatividad, Uf… Bueno, como siempre, pero con altavoz.

¡Me recorté la barba! Mucho, hasta que se me viera la cara… Hacía años que no me veia la cara… Me costó un día aceptarme, ahora creo que estoy más cómodo con mi yo actual que con aquel. Quien sabe.

Empecé las videoconferencias con móvil, como solía hacer. Pero ya que ahora se ha convertido en herramienta fundamental, recuperé una webcam, y me he comprado un micrófono decente por Amazon. Acabo de instalarlo y creo que estoy contento.

Quizá en algún momento debería comprar un portátil. O no.

He practicado un poco de taichi y Qigong. Poco, en realidad, pero algo…

Mi propósito para la semana que viene es sudar un poco más, no se exactamente si seré capaz.

Seguimos.

Categorías
Viajes, visitas, crónicas,...

WordCamp Valladolid2020-RoadMovieVersion

Estoy seguro de que ustedes leerán otras entradas en blogs de gente más competente que yo en estos menesteres croniqueros (por señalarles a alguien, Pablo Moratinos se suele marcar unas crónicas WordCamperas de dulce, vigilen por aquí). De modo que voy a permitirme hablar de algo diferente: el viaje.

La llamada de la aventura

Fran @frantorres Torres, Guillermo @flewPs García, Dani @grimpeur_ Jiménez y yo @arkangel mismo nos sentiamos moralmente obligados a acompañar a Roberto @weiko Vázquez y al resto de equipo de organización, voluntariado, ponentes, y toda la familia WordPressera en esta I WordCamp de Castilla y León. Roberto es una persona universal y en Granada casi lo tenemos adoptado (casa tiene), de modo que era Necesario estar apoyando.

Se da la circunstancia de que este evento ha sido bisiesto, siendo el día fuerte el sábado 29 de febrero. Esto significa que teníamos un día extra (el 28 de febrero es el día de Andalucía) y nos podíamos permitir salir desde Granada el 27 a mediodía.

De izquierda a derecha: Fran con su cara de foto estándar, yo en pose inquitante, Dani con cara extraña y Guillermo conduciendo.

La Salida

Granada-Valladolid es un alpargatazo interesante, unas 7 horas de coche sin parar. Pero paramos, claro. ¡Vaya Road Movie si no!

Como para ir a una Castilla teniamos que pasar por la otra, decidimos parar a comer en una venta típica, cerca de Puerto Lápice: el Aprisco.

Una vez cruzado el primer umbral comenzamos a tomar consciencia de esa realidad que sucede en la España vaciada…

Ya en la provincia de nuestro destino nos desviamos de la autovía para tomar una carretera nacional, que a su vez nos llevó a parar en uno de esos pueblos perdidos a tomar un café, buscando…

Buscando a nadie.

No había ni un coche en la calle.

Google Maps nos dirigía a un sitio que en una conversación posterior con un lugareño –que en realidad era de Badajoz, pero que resulta deque se había llevado a una del pueblo en su día, y tienen casa, y vuelven buenoquemelío- que entendí que había cerrado un año atrás, y nos quedó esto:

Disfrutamos, sin duda…

La Iniciación

Cada viaje lleva intrínseca una transformación donde aparecen las diferentes hazañas, pruebas a las que el camino te somete para aprender a fracasar.

Solo de esta primera parte se podría escribir un libro: personas que te reciben, pequeñas y grandes experiencias, lugares que se conocen… Pero esto es un humilde post de un blog zombie, no me exijan demasiado.

Resumiré mucho, entonces: nuestra primera noche en Valladolid fue una mezcla de After Party, con día del turismo en comunidad, y exaltación del conocimiento de lo local.

Yo tuve un sueño esa noche…

A la mañana siguiente, por azares del destino, seguiamos vivos.

Y había que aprovechar para continuar la experiencia, aprender que en Pucela hay muchas iglesias además de muchos bares.

Ojo, que no es poca cosa… El paseo que dimos antes del Contributor Day fue muy muy interior: los templos, independientemente del culto al que estén adscritos, son lugares de recogimiento que a mí me llegan muy profundo.

Silencio, olores, texturas y luces dan para pensar un rato.

Descubrimos una Valladolid que me atrevo a pensar que no todos conocen. Me pasa en Granada a veces, y la he pateado bastante, no crean…

Cuando se observa un nuevo lugar, a una nueva persona o una nueva cosa con ojos de niño inexperto suceden experiencias.

Mientras tanto, sucedieron cosas.

[Ángel, quizá hablaste algún rato con unas 50 o 70 personas, de 170 aquí deberías contar algo más, si sacas tiempo]

O no.

El Regreso

Cruzar el umbral del retorno conservando la sabiduría adquirida, incorporarla a la vida diaria. Y, luego, encontrar la manera de compartirla con el resto del mundo.

En resumen

Ah, la WordCamp en sí, las charlas y eso, ¡muy guay! Aprendí alguna cosa nueva, y alguna que ya sabía. Y conocí a gente.

Daniel Primo nos enseña que eso de WordPress está muy bien PERO. :D
Juan Regueras me dejó desbordó con su enorme capacidad de comunicación y autoridad consecuente el día 0. Si me tengo que quedar con algo de este viaje a Valladolid, es él, y su contacto.

Nota: Esta entrada está basada, parcialmente y como toda buena observadora habrá podido comprobar, en el monomito, el viaje del héroe. Ni estoy tan loco, ni soy tan listo.

Le habló un arkángel persiguiendo a los héroes pucelanos.

Categorías
Viajes, visitas, crónicas,...

WordCampMadrid2019

Bueno, creo que ya ha sucedido: sólo escribo en el blog para hablar de las fiestas de WordPress :D

Pero justo esto es lo que nos pedía Juan Hernando ayer en el último consejo de los 12 que conformaron su charla, la que cerraba las ponencias de WordCamp Madrid 2019: una WordCamp no se termina hasta que no escribes sobre ella (por muchos motivos: recordar en el futuro, difundir, aprender fijando cosas en la memoria mediante este pequeño esfuerzo…). De modo que a ello voy, a bocajarro desde el móvil de vuelta a Granada (nos conduce Guillermo García al resto de compis de Si2 que hemos asistido: Dani Jiménez, Luciana Laura y Fran Ortiz).

Aquí los 5 elementos (y una manzana) saliendo de Granada el viernes para Madrid

Guillermo, Dani y yo aplicamos como voluntarios en su día, y nos aceptaron (yuju!), nos hemos hinchado de currar, creo, hemos aportado nuestra pequeña parte; orgullosos de ello.

Para mí y sé que muchas lo mejor de las WordCamps son las personas que vas reencontrándote de una a otra, sabiendo que quizá no les vuelvas a ver hasta el año próximo (otros antes), pero que el saludo será hasta más cariñoso que el que a veces te puede salir en una nochebuena.

Hoy cerca de la despedida del Contributor Day hablaba con una asistente madrileña a la que ya le ha picado el bicho de la ComEnedad WordPressera sobre los voluntarios y voluntarias… Nos decía ella con un sentimiento de gratitud que, claro, nuestro trabajo era gratis, que era extraordinario. Y le he llevado la contraria: no, no es gratis, traer 3 voluntarios desde Granada a Madrid y dormir dos noches cuesta dinero. Que se paga encantado, ¡que menos que devolver a la comunidad un poquito de lo que te aporta, cariño incluído!

Por eso, no puedo hablar demasiado de las charlas, porque solo he asistido al par en que me tocó control de tiempos o micro (muy interesantes, me gustó el enfoque de la organización para encontrar más temas así de que hagan la experiencia diversa). Pero de las personas sí que puedo, especialmente de las de las camisetas rojas: un lujazo compartir estos ratos con todas ellas.

No daré nombres porque seguro que alguien se me quedaría fuera, pero si cambiaste conmigo un par de palabras este fin de semana, esta entrada es para ti: ¡gracias por eso! Lo he pasado genial, y esta noche voy a dormir muy muy feliz porque sé que tú también lo has disfrutado. Ha sido una grandísima WordCamp, la mejor y más grande no europea a la que he asistido a la fecha, con un equipo de organización poniendo, una vez más, el nivel en todo lo alto (hasta la siguiente ;-) ).

Algunas foticos

Le habló un arkángel cansado y feliz.

Categorías
Mijitillas de realidad

LaFiestaDeWPGranada

  • Cada unoa habla de la feria WordCamp como le va en ella, y así haré: no dice más la lengua que lo que siente el corazón.

De hecho, tengo por costumbre (algo abandonada, también es cierto) dirigir fundamentalmente las letrillas que vomito por aquí a mi yo del futuro: tú -que no eres yo y estás leyendo esto- entenderás una u otra cosa; pero yo solo soy responsable de lo que digo, no de tu interpretación.

Aprendizaje. Crecimiento personal.

Esto es lo que me llevo de la #WCGranada, haber tenido la oportunidad de observar a otra gente, disfrutar de una posición privilegiada de público y actor, como co-organizador y responsable de alguna pequeña parte, poniéndome a prueba a mí mismo, refinando formas de ser y hacer gracias a la gente que me ha admitido entre ella de forma natural.

Yo entiendo una WordCamp (local) como una fiesta de la Comunidad WordPress, un punto final que a la vez es de inicio, para celebrar cosas bonitas invitando a las amistades de fuera a participar y hacer más y mejor. Algo muy alejado del concepto “congreso”, con el que comparte ciertos componentes en cuanto a organización, logística, y puede que formato, pero esto es solo debido a que hay que ser capaces de gestionar un número de asistentes relativamente elevado (unas 300 personas en esta edición de Granada). En todo lo demás estos eventos son absolutamente singulares.

Para mí (que soy poco de asomar la cabeza aunque pueda parecer lo contrario) participar en la organización de esto no ha sido un fin en sí mismo, sino parte de ese camino iniciado hace años ya (JJ Merelo, Psicobyte, Draxus…) cuando en los primeros 2000 nos dio por escribir nuestras cosas al público en una cosa que se llamaba “bitácoras”. Por entonces empecé a descubrir lo que viene siendo “la comunidad”: personas que ofrecen mucho conocimiento y “estar ahí” sin pedir nada a cambio, más que cierto reconocimiento que va surgiendo de forma natural. Yo siempre sentí que aportaba poco (no era ni soy un gran programador, un gran “nada”) pero fui descubriendo que mi perfil también ayudaba un poco: un poco de pegamento, un poco de inconsciencia y determinación cuando toca, un poco de sonreir, empujar. Y comencé de alguna forma esa vía de devolver a la Internet un poquito de lo que me ha aportado (así lo llamaba yo, Comunidad igual no se había inventado, o me sonaba un poco a secta).

Pero vamos a intentar acercarnos un poco en el tiempo…

Lo de Antes

Creo que de algún modo llevo preparándome para la I WordCamp Granada desde que Fran Torres me lió para ir a la WCEU de 2014 en Sofia. Conocía a Fran desde igual 10 años antes, de esa época de los blogs personales, de esas KDDs del #PlanetGranada donde nos desvirtualizábamos, y desde mi desconocimiento absoluto de este asunto supongo que pensé algo como “guay, una megakdd pero en Bulgaria, vamos”. Yo lié un poquito a Dani Jiménez, en parte por ir acompañado, en parte porque me apetecía mucho seguir conociéndolo (llevábamos como 3 años trabajando juntos ya en el Si2 de entonces y ya intuía que es un gran tipo).

No puedo estar más agradecido a Fran por aquella conversación de un par de minutos a orillas del Genil mientras yo iba en bici por la acera. La experiencia en Sofia fue alucinante, especialmente por las personas: conocí allí a uno de los más grandes, Roberto @Weiko Vázquez, otro de esos que pueden parecer discretitos en una esquina, pero que en las distancias cortas se hace enorme, una puñetera enciclopedia con tratado de antropología anexo. Conocí a Ignacio Cruz, otro elementazo que lógicamente ha ido subiendo y subiendo el tío… Y a otros que no mencionaré ahora, porque, aunque parezca que no, estoy hablando de asistentes a #WCGranada 2018 :) Y es que esta “comunidad” de la que hablamos se trata de eso: personas con las que has coincidido quizá 3 o 4 veces en tu vida, pero que sabes que están. Una especie de empatía instantánea que se mantiene de algún modo impermanente.

Bueno sí, como es mi blog, mencionaré a Álvaro @MrFoxTalbot como mi organizador en la sombra (sin él saberlo, porque creo que no he hablado nada con él en las últimas semanas, pero cuando asistí como voluntario a la pasada #WCMadrid mis ojos estaban fijos en lo que hacían él, @maugelves, y alguna otra, aprendiendo el buen hacer).

En ese camino preparatorio (e iniciático, desde ese punto de vista cuasisectario -sin maldad ;-)- con el que a veces se puede observar a La Comunidad desde fuera) aparecieron muchos más elementos de aprendizaje, especialmente el que lió al que me lió, Rafa @bi0xid Poveda (aunque a él en realidad también lo tenía desvirtualizado en algunas de aquellas ediciones de Blogs & Medios, fue a sus órdenes como voluntario en WCEU Sevilla, después otra local, cuando observé de cerca la fuerza real de uno de los impulsores de WP España).

Creo que no he hablado jamás de código o algo relacionado con WordPress desde un punto de vista “técnico” con nadie de los que he mencionado hasta ahora (fuera de horario laboral en el caso de Dani). Quiero decir: me encanta. Años relacionándome con verdaderos expertos en lo que me da de comer (y de beber), y diría que nunca les he escrito un mensajico para preguntarles algo, intentar hacer algún cliente juntos, or whatever. Porque lo que importa son las personas (y mi perfil es bajo, ya lo decía antes) :)

Entonces empezaron las meetups de #WPGranada

Ya, ya,… Vamos al turrón (no hay TL;DR aquí, lo siento). Por lo menos, acerquémonos un poco.

Las cosas empezaron con cierto esfuerzo, como casi todos los partos (aunque hubo intentos meritorios antes, es de justicia reconocerlos)… Algún día de enero del 17 “alguien” me llamó y me dijo que estaría bien algo que terminaría llamándose: Comunidad WordPress ¡Aparece!

Y apareció. En un bar, claro.

Pero yo diría que fue en la segunda donde vimos que esto era posible, que había ganas. Joder, yo acabo de recordar que hasta dejé a los albañiles colgados para asistir…

Y aquí (re)empezó todo. Empecé a (re)descubrir a gente interesante, cada cual con su propia motivación, un grupo muy, muy ecléctico (que después lo fue aún más, afortunadamente). La mayor parte de la gente que estaba por allí terminamos haciendo cosas en esta reciente WordCamp. Quiero anotar por aquí mis dos grandes descubrimientos personales de estos meses atrás, a la postre también co-organizadores de la #WCGranada: Jesús Yesares y Antonio Martínez. A “mi” Guillermo le reservo la posición de honor de  (re)descubrimiento.

Tímidamente al principio, pero con fuerza, una vez al mes (al menos) nos veíamos para exponer muuuchos temas. Recuerdo cuando presenté a Jesús en su charla de diciembre (este hombre es un santo, cómo aguantaba mis intervenciones robando protagonismo sin querer, intentando sumar pero debiendo callar más,…). Recuerdo mis nervios al presentar a Antonio en ErranT (qué apañaos los de ErranT, y los de la Variable, que siempre han estado ahí, ¡leñe!)… Aunque en ésta última aún no había vídeo en WordPress.tv, fue David Perez quien tomó la responsabilidad, y el tío no falla, responsabilidad máxima.

Total, que se fueron fraguando amistades, diversión, aprendizaje, conexión, contribución… Y nos liamos la manta a la cabeza de manos de la Madre Superiora Torres.

Desde aquí todo fue una vorágine de acontecimientos (y mira que “sólo” pasamos como año y pico preparando la fiesta XD). Fue alucinante lo que sucedió,… Yo creo que había tantas ganas de poner a prueba cada cual sus capacidades que es difícil que esto pueda volver a suceder. Mi amigo Daniel Jiménez con su siempre templada actitud se sacó un logo de la manga que complementado con la narrativa de Raupérez, se ha ganado un rinconcito en mi corasón.

Seguíamos a tope con nuestros curros (por la fea costumbre que tienen en el Mercadona de hacerte pasar la tarjeta cuando te llevas unas lechugas, yunow), pero estábamos emocionados con la WordCamp… Las meetups a tope, la gente “importante” de fuera comenzaba a fijarse en Granada y nos acompañaban como estrellas invitadas… Realmente, momentos de trabajo muy bonitos en toda esta parte previa de organización en la que no entraré en más detalles aquí. ¿Quizá otro post? ¿Alguien de los que ha leído hasta aquí quiere que escriba una entrada sobre “como creo que se organizó esto”? :P

Hasta Guillermo y yo nos animamos a dar una charleta animados por la euforia colectiva… ¡Ah! Guillermo @FlewPS García, dije que hablaría de él…

Guille es el mejor programador que conozco de cerca (he leído de y sobre otras, no he trabajado con ellas). Pero es que, además, es una persona excepcional. Excepcionalmente entregado a las cosas en las que cree firmemente, con unas capacidades organizativas que, precisamente, ha sido este evento el que ha sacado a la luz. El crecimiento de Guillermo como persona en los últimos meses, según lo veo yo, es lo que le da sentido a mi experiencia en la WordCamp Granada. Si sólo hubiese sido por ser espectador de esta evolución, yo habría firmado; me siento muy agradecido de que me soporte en nuestro día a día currando juntos :)

El caso es que han sucedido cosas…

Durante

¡Sí! ¡Hemos llegado! Ya lo siento, ya… Pero recuerda, esto está escrito para mi yo del futuro: no es -del todo- el típico post para que lea todo el mundo lo guays que somos: tengo que tomar mis notas mentales para recordar el cómo y el porqué. Eres libre de seguir leyendo.

Esto ha sido una WordCamp Gitana. Como las bodas, sí, de cuatro días: jueves de preparación en el venue principal y recepción de voluntarias tempraneras, meetup por la noche, viernes de trabajo dentremedias (el señor que me paga me iba a matar), a media mañana a organizar el venue del Contributor Day (secuestrando a otro compañero de la oficina, de paso), cena en el Carmen de la Victoria para disfrutar de lo preparado en agradecimiento a patrocinadores, ponentes y voluntarias, huyendo rápido sin despedirme para estar a las 7 del sábado poniendo todo en marcha para el día fuerte, cometiendo algún fallo en el control del cuadrante de voluntarios (a pesar de la ayuda de Guillermo) quizá por el cansancio ya acumulado, intentando que todo ruede (que rodó, pero siempre hay algo), supliendo donde ves que algo no está como debe,… Respirar, y te anuncian que haces la clausura, y lo admites como un honor (otra vez gracias a Fran), pero te cagas por las patas abajo, y a pesar de todo sale medio bien. Y vuelves a respirar. Pero seguimos por la noche, ya relajados aunque pensando en que el día siguiente hay un temita en el que has gastado algunas noches sin dormir (otra vez gracias, Jesús). Es sábado a las 3 de la mañana, ya sabes que has perdido la voz como siempre que intentas hablar con gente en un pub, pero te dan las 4 ajustando detalles del Street Networking, y a la mañana siguiente del domingo intentas que la gente disfrute al máximo improvisando con toda la cintura mirando al cielo de reojo (por la lluvia, que uno es bastante descreído y aplicado). Y todo termina con caras sonrientes y una colección de fotos impresionante generada por todas las participantes, y reimos descansadas, y terminamos tomando café en el sitio donde se puede tomar café en Granada (parece ser, según las entendidas Svet, Weiko y Mike). Y te vas a casa bajo un diluvio universal, en tu bici. Te medio estrellas dos veces contra pilonas-ninja porque no ves nada con esas gafas llenas de agua, pero llegas. Y sonríes, porque habéis hecho todo lo posible, y un poco más, para que todo fuera bien. Y parece que funcionó.

Pero suele suceder que las fotos cuentan historias random mejor que yo…

Tienes muchas más fotos para disfrutar en la cuenta de Flickr de WP Granada.

Después

Si quieres leer sobre como fue WordCamp Granada de una forma más razonable tienes esta entrada recopilatoria de todas las reseñas que se van enviando o descubriendo (¡espero que nadie enlace ésta! =D): Tú hiciste WordCamp Granada 2018

Yo, hasta la fecha, tengo algunas favoritas, que quiero enlazar para mi recuerdo personal:

Pero espero con ganas algunas que entiendo que llegarán, y alguna otra sorpresa que seguro aparece. Cada perspectiva es interesantísima, cada punto de vista aporta matices.

Ahora

Esto es lo importante. Justo hoy, y el mañana que será hoy.

Pero me salto mis propias reglas para terminar con el triple salto mortal hacia atrás que hizo mi amado líder. Recuerdo haberle dicho, cuando él nos pedía disculpas que parecían sinceras por el genial “exceso”, algo parecido a: si tu eres Stephen Curry y te juegas un triple desde más allá del medio campo que nos hace ganar el partido y disfrutar mientras vemos la bola en el aire, sólo podemos aplaudirte, jefe. Entre o no entre.

Hasta luego, y gracias por el pescado, Fran. A tus órdenes siempre que coincidamos.

Le habló un arkángel agradecida y emocionada.


Las fotos de esta entrada son un regalazo de Marco A.Cerón y Ángel MC, fotógrafos oficiales de #WCGranada (voluntarios que no cobraron ni un chavico aunque se ganan la vida con esto, ¡gracias!); también puede haber alguna de los fantásticos Pablo Moratinos y Roberto Vázquez (me encantan vuestras foticos). Quizá haya alguna mía también.

 

¡Bonus! Algunas behind the scenes. FYEO

Categorías
Viajes, visitas, crónicas,...

WCMadrid2018

Ya, seguro que eres consciente de que las cosas no se hacen solas. Incluso lo que parece más casual, más improvisado, suele tener cierto trabajo previo: precisamente es por eso que todo parece fluir sin esfuerzo. #WuWei (nota mental: continuar con mi borrador de post sobre el wuwei aplicado a la empresa).

Hay personas detrás.

He asistido ya a algunas WordCamps (la primera, a lo grande, WCEurope2014). En alguna incluso como voluntario,… pero quizá por la falta de experiencia no con tanta implicación personal como en ésta. No tan “atento”. Resulta además que en Granada estamos preparando nuestro propio gran evento WordPress para noviembre y quizá por eso tuve ojos y oidos especialmente abiertos, intentando observar los fallos (si los hubiere) y aciertos organizativos para aprender, aplicarlos a nuestro pequeño entorno en próximas fechas. De modo que en esta ocasión centraré mi revisión en esta parte. Voy anotando, casi a modo de checklist para mí mismo.

  • El mes anterior al evento es cuando de verdad comienza la fiesta. Si de verdad quieres que todo funcione aparentemente sin esfuerzo el día-D (y D -1), hay que currar mucho antes (aunque creas que todo está terminado porque así lo dice tu Asana/Trello :P ).
  • Reservar fuerzas especialmente para la semana anterior. Ser flexibles, ágiles: disponer de planes-B (o buscarlos).
  • Voluntarios: no creo que fuera casual: En la WCMadrid mi percepción fue que en cada track había un organizador (alta implicación y experiencia) + 1 voluntario que ya lo había sido en otra ocasión + 1 voluntario con menos experiencia (para aprender a tope, especialmente). Muy correcto.
  • Hablando de voluntarios: resulta casi imprescindible conseguir que al menos la mitad sean chicas (si no más). La energía Yin que aparece en el ambiente o, si lo prefieres, la altísima capacidad resolutiva que aporta el lado femenino de uno mismo son casi garantía de éxito en un evento de estas características.
  • Hay que prestar especial atención a la diversidad. Es difícil, hay mucha gente, pero uno de los compromisos que adquiero conmigo mismo públicamente en este momento es estar muy atento a las preferencias en cuanto a la alimentación (y otros aspectos) de cada uno de los participantes. No lo he hecho tan bien en el pasado, pero ahora soy muy consciente de que un problema con la comida puede arruinar la experiencia global de algunas personas.
  • Venue memorable. Madrid es Madrid, la oferta de lugares para celebración de eventos que tienen es increíble… Hay que aprovecharla, y creo que la organización no pudo hacerlo mejor  que escogiendo a La Nave para ello. Con el paso del tiempo, las personas recordamos sobre todo “experiencias”: quizá olvidemos la mayoría de las charlas, pero recordaremos los espacios y las personas.
  • Acierto, acierto, acierto: celebrar la tradicional afterparty en el mismo lugar del evento. La interacción entre asistentes se produce con mucha más intensidad en este momento, por lo que hay que intentar garantizar: 1. Que se queden los máximos posibles / 2. Que solo haya asistentes a la WC en esta parte del evento (nadie externo). He estado en afterpartys con este modelo y otros, no hay duda en que lo mejor es justo como lo hiceron en Madrid este año.
  • El Contributor Day es fundamental. Atendí como voluntario alguna duda sobre el evento de algunas asistentes, parece existir la percepción de que al Contributor sólo van “los que saben”, cuando en realidad es casi justo al revés: debería ser casi obligatorio aprender desde dentro, de forma interactiva, para poder tomar decisiones de implicacióna  futuro. En el caso de esta WordCamp, el CD ha sido especialmente alucinante: muchísima asistencia (quizá porque se repitió mucho este mensaje), y grandes resultados.

 

Foto de asistentes a la WCMadrid 2018 por Álvaro Gómez
(puedes intentar encontrarme con un geranio en la mano por ahí abajo a la derecha).

Si quieres leer (y escuchar) más sobre este evento concreto, te dejo algunos links (si me acuerdo, actualizaré con el post oficial que supongo que vendrá por aquí: https://2018.madrid.wordcamp.org/): https://2018.madrid.wordcamp.org/anuncios/tu-hiciste-wordcamp-madrid-2018-wcmadrid-y-asi-nos-lo-has-contado/

 

Y sonreid, siempre. Sonrisas no faltan en una WordCamp :D

GRACIAS. Gracias a todos por los buenos momentos y aprendizaje: organizadores, voluntarios, asistentes, mis compañeros de trabajo en SI2 que también lo fueron de casa y viaje: Guillermo y Dani. ¡Gracias!

Le habló un arkángel wordpressero hacendo la comenedad.

 

 

Categorías
Pasando el rato Yo mismo

EsosJueguitos

Cuando saco un rato, juego.

A veces, si me atranco un rato largo, miro vídeos en Youtube. Necesito la experiencia, la narrativa, la interacción y las emociones; pero no tengo todo el tiempo.

Comencé a recopilar en enero del 18 (18 es un año importante) en este hilo de Twitter. No están todos, ni todo, pero todos tienen algo especial

Le habló un arkangel pequeñito.