2006

CosmeticaDelEnemigo

Juan Siles y Daniel Galan (Jorge Angulo y Textor Texel)Uno tiene sus propias frases que se dice a sí mismo cuando está a solas, y una de las mías, “es la estética lo que me mueve”, me viene a la cabeza ahora. La estética en el sentido en que la usa Cosmética del enemigo, una obrilla de teatro de tɘatràdum.

Quizá por eso me ha gustado tanto este monólogo disfrazado de diálogo con coreografía, porque sin ser tan psicópata como el tal Textor Texel, también uno tiene sus dicotomías internas.

Parece que no se va a representar más, una pena, porque estas cosas merecen ser avisadas (yo casi no he tenido tiempo, y tampoco me atrevía sin saber de que iba la cosa). Pero preparan otra para marzo, de modo que habrá que estar más pendientes de este y otros grupos que rondan las aulas magnas de las facultades.

Aprovecho desde aquí para felicitar (creo que de nuevo) a todos los que hacen “teatro aficionado”. Me parece algo tan complicado que evito fijarme en esos errores que habrá a montones, seguro. Pero transmiten cosas, y a mi me da una envidia que casi no se puede llamar sana.

Aquí un fragmento de la obra.

Le habló un arkángel mirandose en una tele sin cristal.

Fahrenheit

Vengo a hablar del juego de Atari, no de la novela ni de la película. Un juego que no tiene nada que ver con las dos obras anteriores, por cierto, y sí más con cierta trilogía de cuyo nombre no quiero acordarme como conjunto de las tres pelis… Me callo para no spoilear más.

FahrenheitLlego tarde, ya lo se, pero que le vamos a hacer si me compré la PS2 (acabo de ver que está para PC y XBox también) cuando ya se anunciaba la 3… Pero la tarde de ayer se la dediqué al jueguecito este y me dejó tan buen sabor de boca que decidí hacer un pequeño comentario por si alguno de los jugones habituales (o no tanto) de este blog no lo conocía. Se trata de una especie de aventura gráfica que no pretende serlo, teniendo unas aspiraciones más altas: una película interactiva.

Realmente lo consigue en determinados momentos esta especie de thriller de asesinos y policías con fondo sobrenatural. Quizá lo más curioso del asunto es que, al dirigir en distintas secuencias a todos los “actores principales” (virtuales, pero bastante logrados), te toca ser el que empuña el cuchillo un momento dado para pasar a buscar huellas en el mismo mango en la secuencia siguiente. Curioso. Sobre todo para esos momentos en los que estás viendo la peli y piensas ¿pero que leches hace ese tío? Aquí decides tú (y te equivocas también tú).

Carla (Fahrenheit)El modo de juego durante la mayor parte del tiempo recuerda a un Alone in the Dark o similar, con sus problemas de cámaras heredados a lo largo de la historia incluidos, pero bastante mejorados, claro. Pero lo mejor (o peor, según gustos) es la forma de resolver los momentos de tensión: ya se trate de una pelea, un partido de baloncesto, o la concentración necesaria para permanecer en trance durante una sesión de espiritismo, todo consiste en ir moviendo los champiñones del mando de la Play en las direcciones que marcan dos círculos con con colores a lo Simon. El caso es que consigue mantenerte nervioso durante esos momentos de concentración, aunque quizá para las peleas se echa de menos algo “más real”… Todo esto acompañado de una banda sonora más que coordinada precísamente en esos momentos.

Tampoco es que sea el primer juego que pretende construir una aventura distinta en cada partida. Me viene a la cabeza ahora mismo el Blade Runner para PC, aquel de 2 o 3 cd’s que en su día también me gustó bastante (claro que aquí el argumento ya de por sí era todo lo bueno y todo lo malo). Y claro está, lo consigue (igual que aquél) solo a medias, todo lo que puede hacerlo hoy por hoy un juego contenido en un DVD en lugar de la Internet, y con otros jugadores como “secundarios”. Pero es jugable bastante entretenido de ver e interactuar, y con un concepto distinto a lo que se ve normalmente, algo que se agradece.

Y sale alguna que otra teta. O al menos, se intuye.

Le habló un arkángel gratamente sorprendido

SPM

Al final sí que fui ayer a lo de la concentración – manifestación pro-SPM (Sistemas de Protección para Motociclistas). Y bueno, me quedé tirado en mitad de la carretera cuando todo el mundo ya había pasado (¡por culpa de pararme a hacer fotos!), pero un muchacho de buen corazón me ayudó a dar una rachilla (¡gracias Manolo, si me lees alguna vez!). Por lo demás…

Lo que parecen pocas motos en una carretera:

En fila de a dos (mas o menos)

Se convierten en un montón cuando se apiñan en la ciudad:

Entrando a la Plaza de España

No se como se calculan esas cantidades de asistentes a manifestaciones (tendé que estudiarme el Manifestómetro), y esta era algo atípica, por la cosa de respetar en la medida de lo posible al resto de sufridos conductores de vehículos de más de dos ruedas (¿para qué tantas, si con dos ya vale? ;-) ).

El caso es que nos juntamos al menos un mogollón y medio de motos, con un ambiente genial y muchísimo respeto mutuo con los coches, aunque la Guardia Civil tuvo que intervenir en alguna ocasión para poner en su sitio a algún que otro conductor crispadillo por el atasco. Casi que se entiende.

En la Plaza de España de Sevilla, impresionante (aquí hay una foto panorámica, más o menos).

Le habló un arkángel aún recuperándose del viajecito.

6D

Sapito Nº 5El 6 de Diciembre, pasado mañana (miércoles y principio de puente para muchos, por más señas), lo siento por los cordobeses que tengan pensado usar la carretera a Sevilla, pero van a tener que ir a 60 km/h, que es a la velocidad a la que circularán (circularemos, probablemente) un buen puñado de motoristas como protesta a los guardarrailes asesinos.

Hay convocatorias en casi todas las comunidades autónomas (en este hilo de la Mutua Motorista se pueden ver).

Creo que el tema merece atención. Sobre todo si vas en moto, claro.

Sobre el autor

Durante mucho tiempo desde que comencé este blog allá por 2003 intenté mantener separado mi alter ego de mi mismidad.

Sobre la persona

A día de hoy, me resulta casi imposible separar, lo virtual se mezcla íntimamente con el Mundo Real TM, para lo bueno y lo malo:

Mi nombre es Ángel Moreno y pierdo el sueño por SI2 Soluciones.

Disculpen :)

Busca
¡blog zombie!

Buuhhh... Este es un blog zombie, o vampiro, o algo así. Quiero decir, que está no-muerto. Sí, parece cadáver total, pero de vez en cuando su autor vuelve para soltar alguna diarrea mental.