RichardStallman

gurú.
    (Del sánscr. gurús, maestro).
    1. m. En el hinduismo, maestro espiritual o jefe religioso.
    2. m. Persona a quien se considera maestro o guía espiritual, o a quien se le reconoce autoridad intelectual.

Richard Stallman en GranáPara ser un gurú no basta con serlo, sino también parecerlo. Y vive Stallman que este señor sabe de ambas cosas. Yo, que no soy ni mucho menos activista gnusero, he salido maravillado de la capacidad de comunicación que tiene este hombre, con ese halo cuasi místico que le rodea.

Para el que no sepa de quién estoy hablando, Richard Stallman es el fundador del proyecto GNU y la Free Software Fundation, ambas iniciativas dirigidas proveer a la comunidad de usuarios de ordenadores una vía para escapar de los peligros y ataduras del software propietario (o privativo, en palabras de Stallman). Con motivo de la celebración del I Seminario Internacional de Software Libre y Desarrollo (sostenible), nos ha visitado en Granada (Antonio Zugaldía mediante), para hablarnos un poco a los profanos del software libre, y deleite de sus más fervientes seguidores.

Decía antes que yo no soy activista del software libre, y desgraciadamente es cierto (este articulillo es en parte un propósito de enmienda). Por eso muchas de las cosas que Stallman nos ha contado en el Salón de Actos de la Escuela de Informática de Granada, aunque me sonaban así como de lejos, me han descolocado un poco. Por ejemplo, su postura ante el tan hablado ultimamente Linux, el mero hecho de que llamarlo así sea incorrecto, Linux en realidad es GNU/Linux (como bien saben muchos de los lectores de este blog), siendo la parte diseñada por Torvalds “simplemente” el núcleo del sistema, parte importante ciertamente, pero solo parte. El sistema operativo realmente se llama GNU (yo siempre lo entendía como la licencia del sistema, que también lo es), y estaba desarrollándose por Stallman desde 1982, 9 años antes de que el Linus Torvalds desarrollara su magnífico kernel.

Psicobyte y Stallman
Psicobyte da la mano a Stallman.
Más fotos en Flickr.

Santificación Fase n+1: Zugaldía adorando a San iGNUcioStallman es un comunicador nato, comentaba. Ciertamente lo es, capaz de repartir tres o cuatro mandoblazos verbales contra aquellos con los que no está de acuerdo, mientras bromea en su curioso español (perfectamente entendible).

Como resumen de su charla, me quedo con la libertad Nº 2 que señala en un momento de su exposición, parte de las cuatro libertades que identifican al software libre: Libertad para ayudar a tu prójimo. Creo que es un ejemplo bastante válido de toda la filosofía y la forma de exponerla:

Cuando usas software privativo y un amigo te pide una copia de él te encuentras con el dilema de elegir entre dos males: el mal de quebrantar una licencia, una promesa, y pasar el software a tu amigo contra el mal de no ayudar a esa persona que (suponemos) ha cooperado contigo en el pasado. En cualquiera de las dos situaciones estás haciendo mal, aunque seguramente el menor de los dos males en este caso sería romper la licencia. Pero esto tampoco está bien. La solución es usar software libre, que puedas distribuir sin problema y no tener el dilema.

Hay otra solución: no tener amigos.

Richard Stallman. Granada 23-04-2005.

Suena bastante coherente, ¿verdad? Pues sepan que si su religión no les convence demasiado, siempre tienen la opción de convertirse a ésta, y poder usar frases tan molonas como las de San iGNUcio, de la iglesia de emacs: No hay otro Sistema que GNU, y Linux es uno de sus núcleos ;-)

Le habló un arkángel que ahora entiende mejor el concepto software libre

Sobre el autor

Durante mucho tiempo desde que comencé este blog allá por 2003 intenté mantener separado mi alter ego de mi mismidad.

Sobre la persona

A día de hoy, me resulta casi imposible separar, lo virtual se mezcla íntimamente con el Mundo Real TM, para lo bueno y lo malo:

Mi nombre es Ángel Moreno y pierdo el sueño por SI2 Soluciones.

Disculpen :)

Busca
¡blog zombie!

Buuhhh... Este es un blog zombie, o vampiro, o algo así. Quiero decir, que está no-muerto. Sí, parece cadáver total, pero de vez en cuando su autor vuelve para soltar alguna diarrea mental.