EnElExterior

Querido sobrino:

Como ya te he contado en mis anteriores post(ales), el mundo exterior es muy extraño. En esta ocasión me he encontrado con criaturas que caminan por las calles sin mochila. Algo realmente sorprendente. Parece ser que en la ciudad en la que me encuentro ahora mismo les llaman “turistas”, y no llegan hasta aquí por el Camino, que es lo lógico, sino en unos aparatos enormes, de hierro, a los que llaman “autobuses”, y otros algo más pequeños que llaman “coches”.

Es realmente sorprendente. Te aseguro, querido sobrino, que no entiendo como pueden entonces disfrutar de esta bonita ciudad, Santiago de Compostela, le llaman las extrañas criaturas.

Estar en el Exterior es duro a veces, aunque ya sabes que llevo mucho tiempo allí, pero en esta última semana había conseguido hacer un pequeño mundo a mi alrededor, un mundo de verdad, no como ese tan raro que hay por aquí. Mañana iré en uno de esos aparatos hasta una localidad que llaman Fisterra, en la que cuenta una leyenda que hay otra entrada a nuestro mundo (posiblemente será más allá de la tierra de los Goris). Investigaré. Dicen que solo es visible cuando se pone el sol en el horizonte, bajo el mar. Alguien me dijo que dan alguna clase de brebaje en un sitio que llaman la Carbonera del Faro a cambio de algunas de esas piezas metálicas que usan aquí, intentaré probarlo.

Como siempre, un afectuoso saludo de tu tio Matt el viajero.

Le habló un arkángel que va a tomarse una birra a Fraguel Rock, y después una caipirinha en O Curruncho

Sobre el autor

Durante mucho tiempo desde que comencé este blog allá por 2003 intenté mantener separado mi alter ego de mi mismidad.

Sobre la persona

A día de hoy, me resulta casi imposible separar, lo virtual se mezcla íntimamente con el Mundo Real TM, para lo bueno y lo malo:

Mi nombre es Ángel Moreno y pierdo el sueño por SI2 Soluciones.

Disculpen :)

Busca
¡blog zombie!

Buuhhh... Este es un blog zombie, o vampiro, o algo así. Quiero decir, que está no-muerto. Sí, parece cadáver total, pero de vez en cuando su autor vuelve para soltar alguna diarrea mental.