CriticosTropicales

Hablar del producto de la tierra en el pueblo de otro es algo, cuando menos, riesgoso. Eso fue lo que le pasó al Arguiñano el otro día aquí en Salobreña donde ando de veraneo.

Claro que él no se dio cuenta porque estaba en la tele, y yo en un bar del pueblo intentando mimetizarme un poco.

Aguacates. Se dio la coincidencia de que mi ídolo humorístico-cocinero decidiera hacer aguacates a la plancha como guarnición precisamente cuando yo encontré el bar (ese al que solo va la gente del pueblo y te miran así como de laillo).

Claro que al final la presentación que le dio el Argui al plato provocó un par de “¿pues sabes que tié questar güeeeene?” y algún “los aguacaaate es questan güeeeene soooloh, vaciaos por la mitá y con una mijilla sal”.

Y es que después de media botella de txakolí el Karlos convence hasta a los críticos más duros, que lo son.

Claro que me gustaría a mi verlo cocinar unas habas o unas alcachofas, perdón, algayoooofes (estoy intentando adaptarme al habla del lugar). Con mi abuelo delante, quiero decir. Veriamos a ver como salía este hombre de esa.

Le habló un arkángel catetico de toda la vida.

2 comentarios
  1. RATM 23/08/2007 at 1:12 am

    Jajajajajajajajja.

  2. Veva 23/08/2007 at 12:46 pm

    Con fundamento, chaval, se hacen con fundamento y se adornan con perejil. (Es que hay que dec?roslo todo)

Sobre el autor

Durante mucho tiempo desde que comencé este blog allá por 2003 intenté mantener separado mi alter ego de mi mismidad.

Sobre la persona

A día de hoy, me resulta casi imposible separar, lo virtual se mezcla íntimamente con el Mundo Real TM, para lo bueno y lo malo:

Mi nombre es Ángel Moreno y pierdo el sueño por SI2 Soluciones.

Disculpen :)

Busca
¡blog zombie!

Buuhhh... Este es un blog zombie, o vampiro, o algo así. Quiero decir, que está no-muerto. Sí, parece cadáver total, pero de vez en cuando su autor vuelve para soltar alguna diarrea mental.