Categorías
Granada Mijitillas de realidad

Botellon

Esto de las opiniones, ya se sabe, son como el agujero del culo, que cada uno tiene una. Y por que nó, voy a dar por aquí mi versión de la historia…

Mi historia

Beber en la calle en España (en el sur de España, un poquito al este de Graná más concretamente, según mi visión subjetiva) no es algo nuevo: desde que alcanza mi memoria (hablo de hace unos 20 años, cuando yo andaba por 7 u 8) los que hemos tenido la suerte de vivir en una casa de pueblo hemos disfrutado de reuniones familiares, con sangrías y pepsicolas varias. Los de la capital se tenían que conformar con las terrazas de los bares, que tampoco están mal aunque tienes que esperar a que te atiendan y sale más caro.

Conforme ibamos cumpliendo años fuimos cambiando costumbres, dejando de ver los viernes por la noche a los papás para irnos con los amiguetes. Evidentemente, por el principio de acción-reacción-oposición, lo primero que hicimos fue irnos de discotecas (esas en las que no dejaban entrar a menores, ni les servían alcohol, claro. Por los cojones, si me permiten las expresión. Eso nos curtió en borracheras varias antes de cumplir los 15 (¿16?),… Pero una vez superada esta etapa exploradora, vimos que esa costumbre de nuestros mayores de reunirse en grupo delante de una sangría, sin música para que la conversación pudiera fluir tranquila, o exagerada, dependiendo del caso, quizá tenía su sentido.

La evolución-imitación

Así que con la escasez de medios que teniamos hicimos de las plazas públicas nuestra terraza particular, cambiando sangría por cerveza o calimocho (quien lo toleraba), y en ocasiones, cuando el bolsillo o la ocasión lo permitían, algún que otro cubalibre. Borracheras también, no se puede negar la evidencia, pero más baratas. Y sin tanto beneficio hipócrita, por otra parte.

Por pura cuestión práctica limpiabamos lo que ensuciabamos. No del todo, pero sí lo suficiente como para que las buenas gentes del lugar que frecuentabamos no se cabrearan en exceso. Queriamos poder volver, está claro que nuestra actitud era más egoista que cívica, pero el resultado no era malo. Pero de repente la cosa se empezó a poner más jodida: determinadas plazas de encuentro dejaron de existir, en otras se empezó a hacer un control policial duro, y el “fenómeno botellón” nació. Nació cuando el ayuntamiento empezó a concentrar a la gente, formando una especie de guetos en los que ya todos asumiamos que se iba a eso. Se empieza a descuidar, está claro, el tema de la limpieza posterior y, por que no decirlo, el asunto del “reciclado de aguas”, que se convierte en otro gran problema logístico. Ya… queda feo eso de orinar en un jardín, pero cuando lo hace un grupo de 10 personas, creanme, no pasa nada. Cuando lo hacen 1.000 empieza a haber un problema, eso sí. Parece ser un problema de escala.

Concluyendo

Hace mucho que no voy de botellón como costumbre de fin de semana. Lo hago, eso sí, en cumpleaños (casi siempre celebro el mío en una plaza lo más escondida posible, por razones históricas y prácticas)…

Tampoco fui este sábado viernes a eso que convocaron. Eso no era un botellón, por otra parte. Era una fiesta organizada, con mucho ruido, mucho agobio, y más coñazo para mí que beneficio (aunque para otros que no bebieron en la calle sí que hubo beneficio). Me estaré haciendo mayor…

Pero creo (en el mismo sentido que Fernand0, me parece) que se están confundiendo algunas cosas.

Le habló un arkángel quizá demasiado abuelo por dentro :)

6 respuestas a «Botellon»

Y tanto que se est?n confundiendo algunas cosas, ni es correcta la actitud de los ayuntamientos frente a estos eventos (en Barcelona cero patatero), ni es apropiado el comportamiento de los que los protagonizan.

El botell?n no es lo malo, lo malo son los inc?vicos que le dan tan mala fama a esta sana costumbre.

Ruonory: en Barcelona por lo poco que he leido s? que se ha ido la cosa de las manos… Eso ya s? es grave, que haya disturbios por echarse unas copas, que la gente busque eso para divertirse, mal asunto, malo…

Lo del s?bado, como est?n las cabecicas… Gracias JJ, corregido.

A mi me parece muy indicativo de que tipo de sociedad tenemos/nos espera viendo como, mientras en Francia la juventud sale a la calle a luchar (hasta la violencia) por el contrato flexible del primer a?o, lo que consideran un flagrante ataque contra sus derechos civiles b?sicos, aqu? l@s ni?at@s se manifiestan… porque no les dejan hacer botell?n.
Si s?lo piensan en beber, es normal que no se den cuenta de lo que se les avecina con una hipoteca de 50 a?os.
Protestemos todos por el sano h?bito del botell?n.
Hay que ser gilipollas. Verg?enza ajena.

Muuuuuuuuuuuuu

Perd?n, quer?a decir “contrato flexible del primer empleo”. El foll?n de los a?os da para otro art?culo.
El mal de las vacas locas es lo que tiene :D

Muuuuuuuu

a nosotros nos gusta bever sabads noxe y piyarnos el peo y ligar muco xke si bebes aunke sea malo te lo pasas de puta madre

Los comentarios están cerrados.