Categorías
Pasando el rato

Americanizandonos

Mira que no voy yo por la vida de antiamericano (del norte, menos Canadá ;-) ), o al menos no de una forma especialmente vehemente. Pero es que hay cosas que no.

Que estamos imitando poco a poco sus formas de hacer las cosas es un hecho, y bueno, pues supongo que tendrá que ser así, que cuando se imponen será que algo de razón llevan, no voy yo ahora a hacer de redentor de masas… Hasta que llegamos a un punto.

Me explico: he estado esta tarde en Kinepolis (que vale, creo que es belga, pero tiene toda la pinta de lo que tiene)… Centro de ocio, le llaman, o algo así. Yo en realidad he ido al cine, y eso sí, las pantallas, el sonido y los asientos son la leche, las cosas como son. Lo que me ha jodido ha sido al salir, en el centro de ocio… Vas a tomarte una cerveza y tienes que marcar lo que quieres en un papelito, ir al mostrador (que no barra) y pedirlo al más puro estilo McLeches. Pues no, mire usted. Que no me la he pedido, y he salido de allí casi corriendo, vaya.

Van a venir ahora a franquiciar bares a la tierra del bar, ¡coñe! Que no, que no pasarán. Hasta ahí podiamos llegar…

Pero a ver, ¿de verdad quiere la gente eso? Si una de las cosas que vendemos (y la vendemos) cuando salimos fuera son nuestros bares, nuestras tapas, el ambientillo ese tan granaino, malafollá o familiar, como quieras verlo… ¡Anda ya y que se tomen su “doble de cerveza” ellos! De aquí a na nos ponen las copas con una medida, a lo anglosajón, si nos despistamos.

Y para rematar, la única cerveza que tenían era San Miguel. ¡Amos anda!

Le habló un arkángel que todavía bebe tubos, no dobles, y de Alhambra si es posible.

9 respuestas a «Americanizandonos»

Jajaja, y lo peor es que eso no pasa sólo en el Kinepolis. En los cines de por aquí creo haber visto un sistema parecido ¡Y agárrate! En la pasada feria de Septiembre traté de tomarme una hamburguesa en un chiringuito ambulante ¡Y también ahí funcionaban con papelitos y leches en vinagre! Total, que pasé de hamburguesa y me fuí al puesto de los gofres…

Hola, sigue con todo como tiene que ser en Espańa. Cuando estuve en Espańa por un ańo en Grana(gracias a Erasmus) me gusto que Espańoles ‘luchan’ por no perder su propia cara. Son cosas pequeńas pero poquito a poco puede ser mucho. Cuando veo en Polonia como van unas cosas me pone nervioso que en muchos casos polacos toman de otros paises como es sin preguntar sin pensar.

Pa’ mear y no echar gota: Hay en los Madriles una cadena de establecimientos llamada ‘Cañas y Tapas’. Ya los he visto en otras ciudades también (igual también hay en Granada, pero, snif, la abandoné hace unos meses, snif…) Así que lo de franquiciar las cañas y las tapas (si a eso que ponen se le pueden llamar ‘tapas’…) ya esta hecho. El apocalipsis, vamos.

Eso nunca llegará a ocurrir, las franquicias solo las encontraremos en centros comerciales y ramplas superpobladas, pero nunca nos quitarán el bar de tapas del tito Pepe.

Vamos,vamos, vamos, que América es grande y no todos somos iguales…aquí a
los sudacas no nos gusta que se les diga americanos, si no yankis o yankis de…Aquí en Argentina, los mejores son los que tienen un español atendiendo, es un clásico.

Mira que no voy yo por la vida de antiamericano (del norte, menos Canadá ;-) )

No me estaba refiriendo a vosotros :) Además, creo que el tono del post lo deja claro. No es tanto la zona geográfica, como la forma de hacer las cosas.

Los comentarios están cerrados.