Categorías
Yo mismo

DePueblo

Yo, que a veces insinúo por aquí que soy granaino, en realidad no lo soy de verdad. Nací y me criaron en un pueblo muy cercano a la capital, pero que por aquel entonces aún sabía a campo.

Este detallito de antes es importante para poder explicar lo que he estado haciendo esta mañana: he estado de matanza.

Una matanza, al estilo de mi familia, consiste en reunir al núcleo duro (abuelo/a, tios-abuelos, primos de mi madre, primos,…) para hacer cosas-de-esas-que-se-comen, del tipo morcilla,chorizo, empezar a preparar algún jamoncillo para el futuro,…

Pero sobre todo, recordar que somos de pueblo, que las tradiciones se van perdiendo, y que no hace falta tanta seguridad e higiene para comerse unas cucharaillas de asaura con unas papillas fritas y unos güevos fritos.

Conozco a gente (de ciudad, mayormente) a los que les encanta irse un domingo a cualquier ventorro de un pueblo (como el mio, por ejemplo), para después presumir de lo bueno que está un pan cateto, o que el mosto de tal sitio es así o asao…

Yo tengo la gran suerte de haberlo mamao (el mosto también ;-)

abuela de matanza

Le habló un arkángel intentando fijar recuerdos para no caer en el desarraigo.

9 respuestas a «DePueblo»

Ya has dejado el mundo de la construcción?

Pues yo hoy no he estado de matanza, pero si que he comido productos de la matanza de mis tío. Hoy he inventado el “sandwich de morcilla”. jejeje

El puente pasado de albañil, este fin de semana de matanza a la antigua, que toca el próximo fin de semana? Fontanería? o te vas a ir a recoger aceitunas?

Jejeje, ayer estuve de peoncillo, sí… y el finde que viene también me toca.

De hecho ayer me perdí el auténtico y tradicional arroz caldoso directamente de la sartén, por estar con el yeso y esas cosas… :P

Sandwich de morcilla, aaaayyyyyy!!! :))

Y no me hables de fontanería, que todavía me acuerdo la guerra que me dieron el termo electrico y el grifo de la ducha, madre mia, que coñazo es lo del agua… SI es que yo también, me meto en cada una :D

¡cómo se nota que vas de invitadao!. Yo lo que recuerdo es el trabajo, los días previos, los días fuertes (lo que se llama matanza) y los días de despues. Y sobretodo el frío, era morirse.

Que maravilla, chorizos, salchichones, … y demás chacinas, todas sin Es… :)
Eso es calidad de vida, no lo que intentan vendernos en los tiempos que corren…

¿Morcilla? uhmm bueno lo importante es que has tenido oportunidad de pasar un tiempo con la familia y recordar las tradiciones, eso me recuerda hace muchos años cuando mi abuela me puso a moler en el metate los camarones secos con el fin de obtener harina y hacr unas tortitas para los romeritos que prepararia para la cena de noche buena.

Saludos desde este lado del charco y mira que ahora si estoy casi a la orilla ya que las playas del Golfo de México quedan a 45 minutos de mi nueva casa.

¿Que pasa, que por allí la morcilla no gusta? ;-) Vale, que lo entiendo, que es sangre de cerdo con cebolla… Cosas de la cultura de cada uno.

Oye! Un placer tenerte de nuevo por aquí, suerte en tu “nueva vida”.

Bueno en realidad era pregunta, va de nuevo ¿Qué es la morcilla? Bueno segun explicas arriba es sangre de cerdo con cebolla.

Yo he probado algo parecido es lo que nosotros llamamos “rellena” o “moronga” pero creo que no es lo mismo. La moronga va en una tripa de cerdo (Así como meten la carne de la longaniza), se rebana o corta finamente y se cocina con cebolla y otras cosas más es decir debe cocinarse para poder comerla.

Saludos y gracias por los buenos deseos con mi “nueva vida”

Morcilla al estilo familia-arkángel (porque esto es como el gazpacho, que en cada casa… ;-)

Dos puntos:

Mientras el matarife se encarga de terminar con la vida del (pobre pero predestinado) cerdo de una certera rebanada en la yugular, una señora (mayormente mi abuela) coge una tina y una rasera y se dispone a recoger la sangre que el bicho va derramando, junto con su vida. Removiendo continuamente, para evitar la coagulación.

Esta sangre, una vez terminado el proceso, se reserva (en unos bidones de plástico, por ejemplo.

Ahora viene la perte divertida. En un cajón grande de madera se mete una cantidad ingente de cebollas, previamente peladas por voluntarios (a la fuerza, y en nuestro caso al menos, femeninos). Y se empieza a picar cebolla con unos palos largos (como de metro y medio) terminados en unas aspas de acero perpendiculares… A picar y a picar, hasta que quede finita finita.

Se coge un buena olla, se pone al fuego en la chimenea, y se calienta agua. Se añade la cebolla, se cuece, se añade la sangre del cerdo que estaba apartada, grasa, piñones, picante y los condimentos *absolutamente secretos* ;) y se deja al fuego durante un tiempo desconocido para mí.

De todo este proceso se obtiene una masa negruzca, que ya es totalmente comestible (para quien guste, claro). Con esto se rellenan tripas de cerdo, efectivamente, y se cuelgan en cañas del techo para que se sequen.

Modernamente se aparta una cantidad de las morcillas y se congelan, porque la morcilla se consume en dos estados: seca y fresca.

La fresca, a su vez, se puede preparar “tal cual” (cocida, simplemente, pegandole un calentón, que es como más me gusta a mi) o frita, que tiende a repetirse bastante.

La morcilla seca es también muy rica, pero nunca la he visto en comercios,… supongo que será más cosa de pueblos…

¿Explicado? :-)

Los comentarios están cerrados.