Categorías
Descubrimientos

DosGatos

Os hablaba en el post anterior de que ultimamente en mi tiempo libre ando más por casa de unos amigos que en la mia propia. Bien, no sería de justicia dejar de presentar por aquí a dos bellezas que viven con ellos: Roberto y Nacho, dos gatos (sin pedigree, como debe de ser) que son un primor.

Como una imagen suele ser más descriptiva en estos casos (sobre todo si el que escribe soy yo), pues vamos a ello.

El más oscuro es Robe, que aunque en esta foto sale un poco maligno, es un primor. Y el blanco y negro es Nacho, que es un poco más trasto, en el fondo es muy sensible:

roberto   nacho

Acabo de caer en la cuenta de que Netdancer decía el otro dia que no se podía hablar de gatos para ser un weblogger – de – que – te – cagas. Pero como tampoco creo que llegara a serlo, de proponermelo… :P

Le habló un arkángel dudando entre perros o gatos, caso de que pudiera ser.

6 respuestas a «DosGatos»

Ahí, ahí; revindicando el derecho a poder postear sobre los gatos que nos salgan de las narices (¿Gatos nasales? Yo solo conocía los hidráulicos) ¡Muy bien!

Tengo perro y gato (bueno, perra y gata, pero lo otro queda más fisno) y cada vez estoy más convencido de que Garfield y Oddie representan casi a la perfección a este tipo de seres
(adorables, por norma general).

Debo confesar que siento debilidad por los gatos, pero nunca sabría qué elegir debido a mi alergia ¡Horrible dilema!

atchus!

Yo creía lo mismo… que los gatos de mi prima eran monísimos… hasta que he empezado a convivir con ellos y he visto que vestir de negro y salir sin pelos a la calle es un auténtico malabarismo y ya ni te hablo de la gracia que me ha hecho encontrarme las meadillas de Titi en mi edredón nuevo de plumón de ganso… Grgrgrgr!!!! Tener que llevarlo a la tintorería sin casi haberlo estrenado!!!

Desde luego ahora lo tengo clarísimo: los animales me gustan siempre y cuando sean de los demás.

estoy de acuerdo contigo y eso que me encantan tanto unos como otros. Pero viviendo en la ciudad son un incordio. De vivir en un pueblo pequeño si tendría un gato, de esos que se pasan la mayor parte del día fuera, durmiendo en el escalón la entrada de la casa al sol y quizás un perro aunque creo que para tener un perro es mejor tener un cortijo, o un chalé lo suficientemente grande para poder dejarlo suelto y que no moleste a los vecinos con los ladridos.

Vaya, ahora que ya no eres un superblogger, creo que no volverás a verme por aquí…

¡Que no! ¡Que es broma! je, je. Al artículo ese, ni caso. Para eso es un blog. TU blog. Para hablar de lo que te venga en gana :)

Los comentarios están cerrados.