Categorías
Yo mismo

MadresContraHijas

Esta es la historia de siempre, la que yo he vivido, y la que veo que viven otras personas: algunos hijos somos sumamente orgullosos, planteamos una competencia en todo, y nuestras madres, o padres, son en según que momentos algo así como un obstáculo a vencer, la muleta que queremos dejar atrás para hacernos “mayores de verdad”,…

Hoy he estado por un momento en el-otro-lado, he tenido una larga conversación con una madre preocupada por su falta de comunicación con una hija a la que no termina de entender. Y debo estar haciendome mayor, porque le he dicho cosas que no quería oir, y le he dicho cosas que sí que quería oir,… Vamos, que ha sido una conversación muy razonable, una de esas que es complicado tener con una madre, por lo que te he contado más arriba…

Es complicado hacerse mayor, yo creo por un lado que pensamos que todo es más difícil de lo que en realidad es, y por otro tenemos que demostrar (a nosotros, en la mayoría de los casos) que sabemos valernos por nuestra cuenta, sin ninguna ayuda impuesta por el cromosoma.

Creo que mi conversación ha servido para algo, quiero creerlo. Esa madre ha visto a una persona que podría ser su hijo, hablandole de igual a igual, y contándole las cosas desde otro punto de vista. Le han dicho que es una guerra que tiene perdida atacando de frente, y lo ha entendido. Le han dicho que no se puede esperar avanzar 7 lineas cuando poco a poco a lo largo de los años se han ido perdiendo posiciones y confianza. La guerra es larga, y al final el único resultado positivo es un empate técnico. El tiempo lo dirá, si no.

Por mi parte, he descubierto un poco a una persona que no conocía. He visto las cosas desde otro ángulo (no tan de 180 grados como se podría pensar inicialmente), y he revivido pensamientos que ya tuve hace un tiempo, hablando con la que me parió.

Este post va para ti especialmente. No pretende ser adoctrinador, ni mucho menos, yo tengo los mismos defectos en este sentido, incluso más acentuados. Pero una visión alternativa de las cosas no viene mal. Nunca viene mal.

Le habló un arkángel un poco ecléctico ;-).

5 respuestas a «MadresContraHijas»

Flipo con la capacidad que a veces tienes teneis para hablar tan sumamente claro de temas relativamente personales. Pero con lo que de verdad flipo es con el delicado envoltorio de este tipo de posts, con ese velo de misticismo que trata de preservar un mínimo de intimidad, y que lejos de ser irritante, resulta encantador.

Excelente, de verdad! :-D (Aunque me haya quedado un comentario muy empalagoso)

Pues si todavía te ves con ánimos, intenta razonar con mi madre, o con la de algunas amigas… pq los padres son tan cerrados?? es q nunca han sido jóvenes??

Sí, pero se les olvida. A todos se nos olvida.

A mi mismo, con lo joven que soy, se me olvida que ahce 12 años tenía la edad de mi hermano, y me cabreo con él por ello…

Da gusto leerte.
Seguro que esa madre ha pensado, “da gusto oirlo”.
En fín. No tengo muchas ganas de escribir, pero quería comentarte.
Muchos saludos.

Me gusto mucho tu post, será que has puesto el dedo en la llaga, al menos yo si que ne estoy haciendo mayor, o más bien tengo que… y empiezo a entender a mi madre y a mi padre y me pongo a pensar que será de mi cuando mi hija tenga mi edad…

Los comentarios están cerrados.