Categorías
Viajes, visitas, crónicas,...

No vuelvo a beber.

Jejejeje,… Curiososos los efectos de los alcoholes. Y si además lo juntas con un poquito de resfriado, tienes un pelotazo bastante más que moderado.

Bueno, a lo que iba:

¡Por Saticón, Orticón y Plumbicón, en el cumpleaños de ayer bebimos un montón!

Estuvimos todos reunidos, y al final, nos dimos por vencidos. Bussy, Violeta y Cristina se ensañaron con inquina, y nos dieron para beber algun extracto sin quinina. ¡Viva la taurina! ¡Viva la sobrina!

Al principio de la noche pense que sería un derroche, o un reproche, o que me encontraría a algún fantoche. Y sin embargo no pasó eso, y todos nos dimos algún beso. Aunque no hubo tapas de queso… ¡Viva el congreso! ¡Viva Fernando Esteso!

A una le regalamos una gorra, plasticosa y de color colorado. Parece que fue acertado: ninguno salió mutilado. Ni quemado, ni fusilado. Estamos ya acostumbrados… Otro de los regalos fue un oso de peluche gustoso, no es que digamos que fuera hermoso, pero al menos bastante primoroso; ¡No quiero rimar con oso! Mucho mejor con plastoso, o con asqueroso, o rumboso. Y el ultimo regalito fue de lo que mas mola: ¡el libro de La Bola! ¡Vivan las pelotas de goma! ¡Viva la carcoma, y la Yola, y las tetas con silicona!

Quiero las fotos de la fiesta! Viva el mal… viva el capital.