Octubre 2009

Cortos

¿Será porque vivimos una época en la que el tiempo (libre) es un bien escaso? En realidad no sé la razón, pero el caso es que cada vez soy más aficionado a los cortos (corto y mediometraje).

Si lo piensas bien, ¿de verdad hace falta entre 1’5 y 2 horas para contar una historia? ¿O es más bien algo que el mercado ha favorecido? Claro, ya que pagas casi mil pelas por ver una peli, al menos que te tengan un buen rato sentaíco…

Algunas lo merecen, no digo que no. Pero otras muchas se podían haber quedado en 30 o 40 minutillos, y se hubieran salvado de la quema.

MAS-CogolludoAl hilo de esto, está ocurriendo en Graná el XVI Festival de Jóvenes Realizadores , y ayer mismo estuve en la Muestra de cortos granadinos (donde pude coincidir con el archiconocido e insigne granaíno M.A.S. Cogolludo -foto- que parece tener su corto ya bastante avanzado).

Me gustaron (los pongo aunque ya ha pasado porque estas cosas se suelen encontrar luego fácil por la red):

  • El Cruce, por dos argentinos que parecían saber reirse de ellos mismos.
  • Homeland, por ternico, y tener un saborcillo distinto.
  • Inteligente, aunque para mi gusto le sobraba metraje.
  • La fuga de Aigoor, por simpático y bastante bien realizado.
  • Los cambios posibles, por desgarradoramente posible.
  • Tres pasos para el retorno (documental), por contar su verdad acerca de todo el rollo tumba-lorca.

No me gustaron (y mira que soy de embudo ancho):

  • L’ultimo elefante, porque sencillamente no lo entendí (quizá ese era el objetivo, quedarse con el personal).
  • Sueño tierra, porque para lo que contaba casi hubiera bastado una foto (mejor encuadrada).

Y me despido con uno que nada que ver con este festival, pero que resume muy bien la idea que quería transmitir al principio:

Tiempo, de Francisco Porcel.

Le hablo un arkángel bastante cortico.

SI2

Hay gente que me conoce bien que dice que yo tengo una flor en el culo…

Bueno, en parte es cierto, pero yo les digo que la flor hay que cultivarla, abonarla, quererla y aprovecharla.

Dejando al lado los símiles pseudo-escatológicos, por fin me he vuelto loco y he hecho aquello que anunciaba por aquí hace unos años, estoy creando empresa.

En tiempos de crisis encontrar trabajo (que uno le interesa) está complicadete, de modo que tras algunos meses sabáticos decidí inventármelo.

Esta entrada es un poco for the records, me gustaría explicar mi experiencia con más detenimiento para que la competencia y mis clientes intenten sacar conclusiones, pero a día de hoy no tengo tiempo para esas cosillas. Ya habrá lugar.

Lo que si quiero es dar las gracias.

A los que están ahí, con más o menos interés, pero que ayudan. Me refiero a todos esos contactos de la blogocosa y relacionados que me han echado una manecilla directa o indirecta en las últimas semanas, y que no enlazo a propósito (que se lo ganen como partners habituales, leñe ;-).

También a mi socio (pañero de gracias y desgracias), imprescindible en todo este tinglado. Fundamentalmente por creer tanto en mí, creo que ni él sabe lo que ayuda eso.

Y, sobre todo, a los que me han enseñado formas de trabajar y de gestionar el miedo; y a los que antes me dieron la oportunidad de aprender, y la visión comercial. Llego a un mercado muy curioso con muchas ventajas gracias a ellos, me doy cuenta día a día.

Las empresas establecidas están (lógicamente) anquilosadas en una mentalidad que ya no se lleva. Y los que llegamos nuevos alguna hostia nos daremos, pero nos comemos las migas con unas ganas que te dan alas. Pequeños éxitos que no se traducen en pasta, pero si en más y más ilusión.

No me verán “en los papeles” por mi empresa, nunca he tenido esa aspiración. De hecho, ni la enlazo aquí (que hay que saber separar un poquito). Pero estamos haciendo las cosas bien, estoy convencido.

Le habló un arkángel emprendedor.

Sobre el autor

Durante mucho tiempo desde que comencé este blog allá por 2003 intenté mantener separado mi alter ego de mi mismidad.

Sobre la persona

A día de hoy, me resulta casi imposible separar, lo virtual se mezcla íntimamente con el Mundo Real TM, para lo bueno y lo malo:

Mi nombre es Ángel Moreno y pierdo el sueño por SI2 Soluciones.

Disculpen :)

Busca
¡blog zombie!

Buuhhh... Este es un blog zombie, o vampiro, o algo así. Quiero decir, que está no-muerto. Sí, parece cadáver total, pero de vez en cuando su autor vuelve para soltar alguna diarrea mental.