Categorías
Graciosidades

Olivitas

Esto era un Sevillano que coge un dia la A-92 y se va pa Graná a tomarse una servesita.

Llega a un bar, y le dice al amable camarero:
Ssshh, miarma! Ponte una servesitaAAaa.

A lo que el camarero, muy educadamente, le responde:
Mire usted, señor sevillano, se está equivocando. Aquí en Graná no se dice “miarma”, sino “jefe”, “maestro”, en fin, esas cosas.

El sevillano, aún recuperándose de la sorpresa inicial, le dice entonces:
BuenoOOoo, jefe, pongame una servesitaaAaa.

El camarero le replica:
Verá, verá, verá,… aquí en Graná tampoco se dice “servesita”, sino que se pide un tubo, una caña, una cerveza,… en fin, lo normal.

El sevillano ya se estaba empezando a mosquear, pero a pesar de todo le insiste al camarero:
Vale. Pues, Jefe, me podría poner una cerveza… con unas aseitunitaaAAaas?

El camarero, que a estas alturas está claro que era un malafollá, le vuelve a decir:
Disculpe de nuevo, señor, pero es que aquí en Graná no se llama a las acei..

El sevillano, que ya estaba encabronado, corta al camarero y le dice:
¡Oiga usted! ¿¿¿¡¡y aquí como se llama a los gilipollas!!???

A lo que el camarero responde:
No, si aquí a los gilipollas no se les llama, ya vienen ellos solos por la A-92, a tomarse servesitas con aseitunitas…

(Con todo mi respeto a los jevillanos de Jevilla ;-)