Yo mismo

SI2

Hay gente que me conoce bien que dice que yo tengo una flor en el culo…

Bueno, en parte es cierto, pero yo les digo que la flor hay que cultivarla, abonarla, quererla y aprovecharla.

Dejando al lado los símiles pseudo-escatológicos, por fin me he vuelto loco y he hecho aquello que anunciaba por aquí hace unos años, estoy creando empresa.

En tiempos de crisis encontrar trabajo (que uno le interesa) está complicadete, de modo que tras algunos meses sabáticos decidí inventármelo.

Esta entrada es un poco for the records, me gustaría explicar mi experiencia con más detenimiento para que la competencia y mis clientes intenten sacar conclusiones, pero a día de hoy no tengo tiempo para esas cosillas. Ya habrá lugar.

Lo que si quiero es dar las gracias.

A los que están ahí, con más o menos interés, pero que ayudan. Me refiero a todos esos contactos de la blogocosa y relacionados que me han echado una manecilla directa o indirecta en las últimas semanas, y que no enlazo a propósito (que se lo ganen como partners habituales, leñe ;-).

También a mi socio (pañero de gracias y desgracias), imprescindible en todo este tinglado. Fundamentalmente por creer tanto en mí, creo que ni él sabe lo que ayuda eso.

Y, sobre todo, a los que me han enseñado formas de trabajar y de gestionar el miedo; y a los que antes me dieron la oportunidad de aprender, y la visión comercial. Llego a un mercado muy curioso con muchas ventajas gracias a ellos, me doy cuenta día a día.

Las empresas establecidas están (lógicamente) anquilosadas en una mentalidad que ya no se lleva. Y los que llegamos nuevos alguna hostia nos daremos, pero nos comemos las migas con unas ganas que te dan alas. Pequeños éxitos que no se traducen en pasta, pero si en más y más ilusión.

No me verán “en los papeles” por mi empresa, nunca he tenido esa aspiración. De hecho, ni la enlazo aquí (que hay que saber separar un poquito). Pero estamos haciendo las cosas bien, estoy convencido.

Le habló un arkángel emprendedor.

Arkangel

Aviso a navegantes: Cuidao con creerse al pie de la letra todo lo que pone aquí, para eso está la apostilla…

En momentos de crisis uno se plantea, inevitablemente, cuestiones acerca de sí mismo. Y el por qué.

Hoy, después de mucho tiempo sin escribir en esta categoría que denominé “Yo Mismo”, al menos estrictamente hablando, les voy a contar el por qué de Arkangel, sin tilde.

Arkangel es una marca que creé a mi alrededor. Un alter ego superior capaz de vencer aquella timidez e inseguridad que solo Ángel Moreno y unos pocos conocen. Cuando habla el arkángel, no hay ningún problema, al fin y al cabo, es una especie de entidad virtual que no siente ni padece.

¿Pero qué pasa cuando en esta lucha dicotómica uno se siente más Arkangel que Ángel? Pues no es malo, necesariamente. Pero a veces cuesta estar cerca de la realidad cuando transgredes tus propias normas internas: netiqueta en la Internet, cordialidad en el trabajo, uno mismo en la Vida Real TM. Son fronteras que me impuse, y que se han ido diluyendo…

Cuando empecé todo esto, hace unos años ya (que somos jóvenes de espíritu, pero las canas están ahí), tenía los mundos bien separados: conocía a gente de la calle, conocía a gente de internet, conocía a gente del trabajo. Pero poco a poco hay personas que se han saltado las barreras, para un lado y para otro. Algunas, las que han rascado poco, incluso se confunden (algo bastante lógico).

¿Se pueden tener tres personalidades?

Se puede, y para mi gusto, se debe. Porque no es lo mismo, porque uno no es uno mismo. Hay gente que dice que siempre es igual, que solo tiene una cara. Yo, no me lo creo.

De modo que si no quieren confundirse cuando hablen conmigo, pregunten sin miedo: ¿con quien estoy hablando? Lo mismo solo les miro y me descojono…

Les dejo, con cierta humedad en los ojos, con Eterno Viajero, para el que quiera profundizar:

Apostilla: Esta entrada, como todas las de este (sumi) blog, no es verdad ni mentira. Se trata de una vida novelada, para el que entienda de lo que hablo.

Le habló un arkángel moreno.

Mecanografiando

Cuando yo era chico venían de vez en cuando unos señores a la escuela preguntando que donde viviamos y que si queriamos aprender a mover los dedos muy rápido y sin mirar.

Luego a los pocos días aparecía una muchacha por tu casa a hablar con tu madre, con una carpeta de dos anillas (es importante que las anillas fueran de 2, y no de 4, porque luego los papeles nada más que tenían 2 agujeros) rellena de papeles plastificados con cuadrados de colores rojo y verde. Entonces fue cuando me enteré que eso era “para aprender a escribir a máquina”.

A mí, que tenía unos 10 o 12 años, y un Spectrum+, no me interesaba en absoluto eso de las máquinas de escribir. Y menos esas plantillas tan horribles de papel plastificado, algo amarillentas. De modo que no me apunté a mecanografía.

Años más tarde me dió por hacer programitas de ordenador, navegar por internet, escribir en blogs y cosas así, y empecé a echar de menos aquellos cursos. Sin embargo, como cualquier otro discapacitado, desarrollé ciertas habilidades, como escribir con 4 dedos de la mano derecha y tres de la izquierda (cuando estoy inspirado mis dedos se van persiguiendo unos a otros por esa descompensación).

En fin, que soy un poco analfabeto en cuestiones mecanográficas (y como dicen en la película, si a estas alturas no lo he hecho, no espereis que lo haga ahora). La verdad es que tuve muchas oportunidades, al momento de aparecer los PC’s (los compatibles, no los que tienen cuernos y rabo) en nuestro entorno surgieron miles de aplciaciones para aprender… Pero el vicio ya estaba ahí.

Lo que realmente me sorprende es que hoy en día la mecanografía no sea una asignatura obligatoria, aunque fuera sin nota. Los chaveas escriben en los mesenyers y tuentis miles de letras al día, e incluso lo mismo también hacen algo para el colegio en el ordenador (al fin y al cabo, para eso entró en la casa, ¿no?).

Igual que nosotros teniamos las cartillas Micho para aprender a leer, y aquellas otras de caligrafía para aprender a que nos pudieran leer, hoy día debería haber algo de esto para las maquinitas.

No se… Igual lo hay. ¿Lo hay?

A lo mejor sería tan simple como que los teclados de los escolares fueran como éste. A la fuerza ahorcan.

Le habló un arkángel con pocas pulsaciones por minuto.

Paracaidas

Esta es una entrada de esas que probablemente solo me interesan a mi (como todas las demás), pero que pongo aquí para mi registro de memoria personal.

La historia es la de siempre: chico habla con chico en la barra de un bar, el camarero interviene en la conversación y dice que se ha tirado en paracaidas; 3 o 4 cervezas después que si no hay güevos; 1 mes y pico después, saltando desde 3.000 metros de altura. Ea.

La experiencia es diferente a cualquier otra cosa que yo haya hecho. No pasé miedo (he sentido miedo escalando, por ejemplo), no sentí especialmente una gran aceleración (la moto me da más sensaciones en ese sentido). Pero se me quedó una cara de tonto importante.

Yo diría que es sobre todo incertidumbre, el no saber qué es lo que viene a continuación. Y lo que viene merece la pena. Por aquí dejo un video para los amiguetes, es un poco largo y no tiene mucho sentido que lo veas si no estabas allí, pero si quieres… (yo estoy a partir del minuto 6:30 aprox., y mi cara de alelao, también).

Jamás he fumado tanto como lo he hecho mientras editaba video (nota mental: necesito un disco duro más rápido, más memoria, y procesador). Ahora admiro mucho más a la peña que se curra esos videos tan molones de la interné.

Le habló un arkángel ¡volando!

Estoy un poco hasta los mismos de que mi higienista dental favorito me eche la bulla cada vez que voy a verlo.

Pero claro, pensandolo… Me sienta en una especie de potro con mecanismos, utiliza herramientas puntiagudas, no me insulta, pero casi,… y además le pago. Esta claro, lo que me mola es el BDSM.

ElFeichbuk

Ta t wapo el feichbuk ese, k t enctras a to la peña y eso…

Bueno, eso es mas del tuenti, ¿no? ¿O como es…? El caso es que tenía una cuenta por allí desde ¿2007? y hasta hace unos días no me había dado por añadir a casi nadie.

Se lo voy a confesar: suelo (solía) registrarme en cada uno de esos cacharros 2.0 que salían nada más que para pillar el nombre (debe haber por ahí un grupo del metal bastante cabreado conmigo). Y en realidad luego no uso casi ninguno.

Pero debo reconocerlo: mola eso de “nosequién te ha añadido como amigo”. Amigo, amigo, no sé, cuesta demasiado poco hacer un click. Pero interpretandolo como “a nosequién no le caes demasiado mal”, sube el ánimo.

Ay, como cuesta volver a escribir cosas, me chirría la neurona según les hablo. Pero sigo vivo, a pesar de no haber recibido chorrocientos correos y MI’s (tampoco los esperaba, al verdad). Solo que soy un parado muy ocupado, igual les cuento cosas otro día, ahora que he vuelto a romper el hielo.

¡Gracias Fergu! (y como no se puede enlazar a una entrada del facebook, pues no se enterarán de ná los que nos lean…)

Le habló un arkángel ahí to dosymediopuntocero.

Sobre el autor

Durante mucho tiempo desde que comencé este blog allá por 2003 intenté mantener separado mi alter ego de mi mismidad.

Sobre la persona

A día de hoy, me resulta casi imposible separar, lo virtual se mezcla íntimamente con el Mundo Real TM, para lo bueno y lo malo:

Mi nombre es Ángel Moreno y pierdo el sueño por SI2 Soluciones.

Disculpen :)

Busca
¡blog zombie!

Buuhhh... Este es un blog zombie, o vampiro, o algo así. Quiero decir, que está no-muerto. Sí, parece cadáver total, pero de vez en cuando su autor vuelve para soltar alguna diarrea mental.