Mijitillas de realidad

LaFiestaDeWPGranada

LaFiestaDeWPGranada

  • Cada unoa habla de la feria WordCamp como le va en ella, y así haré: no dice más la lengua que lo que siente el corazón.

De hecho, tengo por costumbre (algo abandonada, también es cierto) dirigir fundamentalmente las letrillas que vomito por aquí a mi yo del futuro: tú -que no eres yo y estás leyendo esto- entenderás una u otra cosa; pero yo solo soy responsable de lo que digo, no de tu interpretación.

Aprendizaje. Crecimiento personal.

Esto es lo que me llevo de la #WCGranada, haber tenido la oportunidad de observar a otra gente, disfrutar de una posición privilegiada de público y actor, como co-organizador y responsable de alguna pequeña parte, poniéndome a prueba a mí mismo, refinando formas de ser y hacer gracias a la gente que me ha admitido entre ella de forma natural.

Yo entiendo una WordCamp (local) como una fiesta de la Comunidad WordPress, un punto final que a la vez es de inicio, para celebrar cosas bonitas invitando a las amistades de fuera a participar y hacer más y mejor. Algo muy alejado del concepto “congreso”, con el que comparte ciertos componentes en cuanto a organización, logística, y puede que formato, pero esto es solo debido a que hay que ser capaces de gestionar un número de asistentes relativamente elevado (unas 300 personas en esta edición de Granada). En todo lo demás estos eventos son absolutamente singulares.

Para mí (que soy poco de asomar la cabeza aunque pueda parecer lo contrario) participar en la organización de esto no ha sido un fin en sí mismo, sino parte de ese camino iniciado hace años ya (JJ Merelo, Psicobyte, Draxus…) cuando en los primeros 2000 nos dio por escribir nuestras cosas al público en una cosa que se llamaba “bitácoras”. Por entonces empecé a descubrir lo que viene siendo “la comunidad”: personas que ofrecen mucho conocimiento y “estar ahí” sin pedir nada a cambio, más que cierto reconocimiento que va surgiendo de forma natural. Yo siempre sentí que aportaba poco (no era ni soy un gran programador, un gran “nada”) pero fui descubriendo que mi perfil también ayudaba un poco: un poco de pegamento, un poco de inconsciencia y determinación cuando toca, un poco de sonreir, empujar. Y comencé de alguna forma esa vía de devolver a la Internet un poquito de lo que me ha aportado (así lo llamaba yo, Comunidad igual no se había inventado, o me sonaba un poco a secta).

Pero vamos a intentar acercarnos un poco en el tiempo…

Lo de Antes

Creo que de algún modo llevo preparándome para la I WordCamp Granada desde que Fran Torres me lió para ir a la WCEU de 2014 en Sofia. Conocía a Fran desde igual 10 años antes, de esa época de los blogs personales, de esas KDDs del #PlanetGranada donde nos desvirtualizábamos, y desde mi desconocimiento absoluto de este asunto supongo que pensé algo como “guay, una megakdd pero en Bulgaria, vamos”. Yo lié un poquito a Dani Jiménez, en parte por ir acompañado, en parte porque me apetecía mucho seguir conociéndolo (llevábamos como 3 años trabajando juntos ya en el Si2 de entonces y ya intuía que es un gran tipo).

No puedo estar más agradecido a Fran por aquella conversación de un par de minutos a orillas del Genil mientras yo iba en bici por la acera. La experiencia en Sofia fue alucinante, especialmente por las personas: conocí allí a uno de los más grandes, Roberto @Weiko Vázquez, otro de esos que pueden parecer discretitos en una esquina, pero que en las distancias cortas se hace enorme, una puñetera enciclopedia con tratado de antropología anexo. Conocí a Ignacio Cruz, otro elementazo que lógicamente ha ido subiendo y subiendo el tío… Y a otros que no mencionaré ahora, porque, aunque parezca que no, estoy hablando de asistentes a #WCGranada 2018 :) Y es que esta “comunidad” de la que hablamos se trata de eso: personas con las que has coincidido quizá 3 o 4 veces en tu vida, pero que sabes que están. Una especie de empatía instantánea que se mantiene de algún modo impermanente.

Bueno sí, como es mi blog, mencionaré a Álvaro @MrFoxTalbot como mi organizador en la sombra (sin él saberlo, porque creo que no he hablado nada con él en las últimas semanas, pero cuando asistí como voluntario a la pasada #WCMadrid mis ojos estaban fijos en lo que hacían él, @maugelves, y alguna otra, aprendiendo el buen hacer).

En ese camino preparatorio (e iniciático, desde ese punto de vista cuasisectario -sin maldad ;-)- con el que a veces se puede observar a La Comunidad desde fuera) aparecieron muchos más elementos de aprendizaje, especialmente el que lió al que me lió, Rafa @bi0xid Poveda (aunque a él en realidad también lo tenía desvirtualizado en algunas de aquellas ediciones de Blogs & Medios, fue a sus órdenes como voluntario en WCEU Sevilla, después otra local, cuando observé de cerca la fuerza real de uno de los impulsores de WP España).

Creo que no he hablado jamás de código o algo relacionado con WordPress desde un punto de vista “técnico” con nadie de los que he mencionado hasta ahora (fuera de horario laboral en el caso de Dani). Quiero decir: me encanta. Años relacionándome con verdaderos expertos en lo que me da de comer (y de beber), y diría que nunca les he escrito un mensajico para preguntarles algo, intentar hacer algún cliente juntos, or whatever. Porque lo que importa son las personas (y mi perfil es bajo, ya lo decía antes) :)

Entonces empezaron las meetups de #WPGranada

Ya, ya,… Vamos al turrón (no hay TL;DR aquí, lo siento). Por lo menos, acerquémonos un poco.

Las cosas empezaron con cierto esfuerzo, como casi todos los partos (aunque hubo intentos meritorios antes, es de justicia reconocerlos)… Algún día de enero del 17 “alguien” me llamó y me dijo que estaría bien algo que terminaría llamándose: Comunidad WordPress ¡Aparece!

Y apareció. En un bar, claro.

Pero yo diría que fue en la segunda donde vimos que esto era posible, que había ganas. Joder, yo acabo de recordar que hasta dejé a los albañiles colgados para asistir…

Y aquí (re)empezó todo. Empecé a (re)descubrir a gente interesante, cada cual con su propia motivación, un grupo muy, muy ecléctico (que después lo fue aún más, afortunadamente). La mayor parte de la gente que estaba por allí terminamos haciendo cosas en esta reciente WordCamp. Quiero anotar por aquí mis dos grandes descubrimientos personales de estos meses atrás, a la postre también co-organizadores de la #WCGranada: Jesús Yesares y Antonio Martínez. A “mi” Guillermo le reservo la posición de honor de  (re)descubrimiento.

Tímidamente al principio, pero con fuerza, una vez al mes (al menos) nos veíamos para exponer muuuchos temas. Recuerdo cuando presenté a Jesús en su charla de diciembre (este hombre es un santo, cómo aguantaba mis intervenciones robando protagonismo sin querer, intentando sumar pero debiendo callar más,…). Recuerdo mis nervios al presentar a Antonio en ErranT (qué apañaos los de ErranT, y los de la Variable, que siempre han estado ahí, ¡leñe!)… Aunque en ésta última aún no había vídeo en WordPress.tv, fue David Perez quien tomó la responsabilidad, y el tío no falla, responsabilidad máxima.

Total, que se fueron fraguando amistades, diversión, aprendizaje, conexión, contribución… Y nos liamos la manta a la cabeza de manos de la Madre Superiora Torres.

Desde aquí todo fue una vorágine de acontecimientos (y mira que “sólo” pasamos como año y pico preparando la fiesta XD). Fue alucinante lo que sucedió,… Yo creo que había tantas ganas de poner a prueba cada cual sus capacidades que es difícil que esto pueda volver a suceder. Mi amigo Daniel Jiménez con su siempre templada actitud se sacó un logo de la manga que complementado con la narrativa de Raupérez, se ha ganado un rinconcito en mi corasón.

Seguíamos a tope con nuestros curros (por la fea costumbre que tienen en el Mercadona de hacerte pasar la tarjeta cuando te llevas unas lechugas, yunow), pero estábamos emocionados con la WordCamp… Las meetups a tope, la gente “importante” de fuera comenzaba a fijarse en Granada y nos acompañaban como estrellas invitadas… Realmente, momentos de trabajo muy bonitos en toda esta parte previa de organización en la que no entraré en más detalles aquí. ¿Quizá otro post? ¿Alguien de los que ha leído hasta aquí quiere que escriba una entrada sobre “como creo que se organizó esto”? :P

Hasta Guillermo y yo nos animamos a dar una charleta animados por la euforia colectiva… ¡Ah! Guillermo @FlewPS García, dije que hablaría de él…

Guille es el mejor programador que conozco de cerca (he leído de y sobre otras, no he trabajado con ellas). Pero es que, además, es una persona excepcional. Excepcionalmente entregado a las cosas en las que cree firmemente, con unas capacidades organizativas que, precisamente, ha sido este evento el que ha sacado a la luz. El crecimiento de Guillermo como persona en los últimos meses, según lo veo yo, es lo que le da sentido a mi experiencia en la WordCamp Granada. Si sólo hubiese sido por ser espectador de esta evolución, yo habría firmado; me siento muy agradecido de que me soporte en nuestro día a día currando juntos :)

El caso es que han sucedido cosas…

Durante

¡Sí! ¡Hemos llegado! Ya lo siento, ya… Pero recuerda, esto está escrito para mi yo del futuro: no es -del todo- el típico post para que lea todo el mundo lo guays que somos: tengo que tomar mis notas mentales para recordar el cómo y el porqué. Eres libre de seguir leyendo.

Esto ha sido una WordCamp Gitana. Como las bodas, sí, de cuatro días: jueves de preparación en el venue principal y recepción de voluntarias tempraneras, meetup por la noche, viernes de trabajo dentremedias (el señor que me paga me iba a matar), a media mañana a organizar el venue del Contributor Day (secuestrando a otro compañero de la oficina, de paso), cena en el Carmen de la Victoria para disfrutar de lo preparado en agradecimiento a patrocinadores, ponentes y voluntarias, huyendo rápido sin despedirme para estar a las 7 del sábado poniendo todo en marcha para el día fuerte, cometiendo algún fallo en el control del cuadrante de voluntarios (a pesar de la ayuda de Guillermo) quizá por el cansancio ya acumulado, intentando que todo ruede (que rodó, pero siempre hay algo), supliendo donde ves que algo no está como debe,… Respirar, y te anuncian que haces la clausura, y lo admites como un honor (otra vez gracias a Fran), pero te cagas por las patas abajo, y a pesar de todo sale medio bien. Y vuelves a respirar. Pero seguimos por la noche, ya relajados aunque pensando en que el día siguiente hay un temita en el que has gastado algunas noches sin dormir (otra vez gracias, Jesús). Es sábado a las 3 de la mañana, ya sabes que has perdido la voz como siempre que intentas hablar con gente en un pub, pero te dan las 4 ajustando detalles del Street Networking, y a la mañana siguiente del domingo intentas que la gente disfrute al máximo improvisando con toda la cintura mirando al cielo de reojo (por la lluvia, que uno es bastante descreído y aplicado). Y todo termina con caras sonrientes y una colección de fotos impresionante generada por todas las participantes, y reimos descansadas, y terminamos tomando café en el sitio donde se puede tomar café en Granada (parece ser, según las entendidas Svet, Weiko y Mike). Y te vas a casa bajo un diluvio universal, en tu bici. Te medio estrellas dos veces contra pilonas-ninja porque no ves nada con esas gafas llenas de agua, pero llegas. Y sonríes, porque habéis hecho todo lo posible, y un poco más, para que todo fuera bien. Y parece que funcionó.

Pero suele suceder que las fotos cuentan historias random mejor que yo…

Tienes muchas más fotos para disfrutar en la cuenta de Flickr de WP Granada.

Después

Si quieres leer sobre como fue WordCamp Granada de una forma más razonable tienes esta entrada recopilatoria de todas las reseñas que se van enviando o descubriendo (¡espero que nadie enlace ésta! =D): Tú hiciste WordCamp Granada 2018

Yo, hasta la fecha, tengo algunas favoritas, que quiero enlazar para mi recuerdo personal:

Pero espero con ganas algunas que entiendo que llegarán, y alguna otra sorpresa que seguro aparece. Cada perspectiva es interesantísima, cada punto de vista aporta matices.

Ahora

Esto es lo importante. Justo hoy, y el mañana que será hoy.

Pero me salto mis propias reglas para terminar con el triple salto mortal hacia atrás que hizo mi amado líder. Recuerdo haberle dicho, cuando él nos pedía disculpas que parecían sinceras por el genial “exceso”, algo parecido a: si tu eres Stephen Curry y te juegas un triple desde más allá del medio campo que nos hace ganar el partido y disfrutar mientras vemos la bola en el aire, sólo podemos aplaudirte, jefe. Entre o no entre.

Hasta luego, y gracias por el pescado, Fran. A tus órdenes siempre que coincidamos.

Le habló un arkángel agradecida y emocionada.


Las fotos de esta entrada son un regalazo de Marco A.Cerón y Ángel MC, fotógrafos oficiales de #WCGranada (voluntarios que no cobraron ni un chavico aunque se ganan la vida con esto, ¡gracias!); también puede haber alguna de los fantásticos Pablo Moratinos y Roberto Vázquez (me encantan vuestras foticos). Quizá haya alguna mía también.

 

¡Bonus! Algunas behind the scenes. FYEO

12deJulio

12deJulio

No tenía conocimiento de este vídeo hasta precisamente hoy, quizá por la fecha al ver un vídeo sobre bomberos en Facebook he vuelto a buscar “bomberos Granada Ángel Moreno”, y ha aparecido.

Creo que nunca he agradecido a todos sus compañeros que se ven en estos vídeos el gran esfuerzo y preocupación que demostraron por, en primera instancia, intentar “algo”, y después rescatar el cuerpo de mi padre, y el de Miguel Ángel. Conozco a aquellos bomberos, no lo necesitan, estaban haciendo su trabajo en equipo y sufriendo por un Compañero. Sea como sea, ahora lo he visto, 23 años después… Y lo agradezco sinceramente ciertos gestos, ciertas miradas…

 

 

Es un testimonio para mí de muchísimo valor. Yo era muy joven, 15 años (mi padre, 35), y en aquel momento todo fue sobrevenido. Agradezco mucho a Asvogra Granada haberme dado la oportunidad ahora de poder intentar comprender ciertos aspectos.

 

Le habló un arkángel pensando en la muerte, y la vida.


https://elpais.com/diario/1994/07/13/espana/774050413_850215.html

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1994/07/13/084.html

 

NoEsPorDeporte

NoEsPorDeporte

Colaboro desde hace algunos años en la revista cultural de mi pueblo, Huétor Vega Gráfico. Empecé tiernamente (como todo en la vida), /engañado/ :) por algún hermano mayor en las artes de las letras, pero el caso es que le he cogido cierto gustillo, y asisto con mucho agrado a esas dos o tres reuniones anuales. Participar activamente en algo, por pequeña que sea la aportación, te hace sentir bien (anímense: publiquen, colaboren, implíquense… Compartan su pequeña cuota de conocimiento).

El caso es que me he dado cuenta de que no estaba copiando todo esto por aquí para mi registro personal, y voy a empezar con éste artículo que acaba de publicarse en verano de 2016, en el que cuento mi experiencia personal con la bicicleta como transporte (y algo más).

[PDF] Otra visión de la bicicleta: No es por deporte, es por transporte.

El artículo completo:


Otra visión de la bicicleta: no es por deporte, es por transporte

Desde hace unos 4 o 5 años tengo la suerte de ir y volver al trabajo en bici. Al principio, la cosa empezó como un experimento, supongo que curioso por la experiencia de un compañero (muy ciclista, éste sí de los que se suben a la Sierra en cuanto tienen un rato libre).

Poco a poco he ido cogiendo afición a las dos ruedas silenciosas (también voy en moto a veces, pero esa es otra historia). Tanto, que no es raro que baje la bici a la calle para ir a por el pan a 100 metros, o para tomar algo en un bar del centro con unos amigos. ¿Por qué? Vamos a intentar desgranarlo.

Las ventajas

Recuerdo cuando iba en coche a trabajar. Especialmente cuando no encontraba aparcamiento, como otro centenar de personas cada uno en su propia caja de 4×2, y todos nos íbamos poniendo nerviosos. Recuerdo discusiones y muy malas caras al otro lado de ventanillas,… No se que sucede, pero me da la sensación de que nos deshumanizamos un poco cuando no vemos a personas, sino a máquinas, y una cosa lleva a la otra.

Cuando voy en bici (como transporte), tranquilo y sin prisas porque sé casi exactamente lo que voy a tardar en llegar, mi cabeza se sitúa en otro estado completamente distinto. Un estado mental mucho más orientado a la observación del entorno, de las caras de los peatones, de los cambios que se van produciendo a lo largo de las estaciones del año en la ciudad. Aparece entonces una situación que de algún modo se coloca más cerca de la conciencia plena (smṛti, en sánscrito, para el que quiera profundizar en este aspecto más espiritual relacionado con el budismo zen). Incluso aparecen espacios para la introspección, para repasar mentalmente el día (lo que viene, o lo que fue), lo que convierte un tiempo-perdido (el desplazamiento en coche o bus) en el-mejor-momento-del-día.

Así es. Mis lunes por la mañana son “alegría porque voy a coger la bici para ir a trabajar”. Me resulta curioso hasta a mí, no crean…

También hay un aspecto más terrenal: al final del día casi sin darse cuenta uno ha hecho 20 km. de bici sin un gran esfuerzo (4 desplazamientos de 5 km., que no son nada). ¡Estaremos de acuerdo en que será mejor hacerlos que no hacerlos! En mi caso particular, paso muchas horas sentado delante de un ordenador y hasta hace 5 años todo el deporte que hacía estaba relacionado con el levantamiento de barra, alguna pachanga de baloncesto con los amigos, y poco más. No digo que ahora sea un gran deportista, que no lo soy, pero lo cierto es que me da muchísima menos pereza realizar cualquier actividad física, se ve que mi cuerpo se ha acostumbrado a moverse un poquito.

Los inconvenientes

Contrariamente a la primera sensación que nos puede venir a la cabeza, Granada capital no tiene tantas cuestas cuando uno se fija. Incluso desplazamientos desde algún pueblo del cinturón metropolitano, como es el caso de Huétor, pueden tener un desnivel de no más de 30 metros. Pero está claro que las cuestas pueden ser un problema si uno vive en Los Rebites, por ejemplo; para eso hoy día hay una solución muy buena y que resulta casi igual de económica: un motorcillo eléctrico casi no se nota, y permite seguir disfrutando de la bici en nuestros trayectos diarios sin llegar a sudar.

Porque se trata de eso, de no sudar… Hay que tener en cuenta que uno va a trabajar, no a correr una etapa de la Vuelta a España. Por uno mismo, y por los compañeros, no es agradable ver camisas sudadas durante todo el día. Pero, en la práctica, esta situación se produce poco más de dos meses al año, y se resuelve de la mejor manera posible (como puede ser una camisetilla y un poco de aseo y cambio al llegar a la oficina). Nada grave, a poco que se ponga imaginación.

De hecho, la mayor barrera para el uso de la bicicleta como medio de transporte diario no tiene nada que ver con la capacidad física, las condiciones climatológicas, u otros factores limitantes… El mayor problema está en uno mismo, en la autoconfianza, en miedos que nos pueden llevar a generar situaciones de peligro para nosotros mismos y otras personas con las que compartimos nuestras rutas. Justamente lo que vamos a tratar a continuación.

La convivencia

Salvando a algunos “modernos” (la bici ya no es moderna como medio de transporte, lo siento por el que quiera considerarse distinto por usarla) que van en segway, monopatín, o cacharritos de esos de una sola rueda, lo que podemos ver en una ciudad Como Granada a diario son: autobuses, taxis, coches particulares, motos, amotillos, peatones y bicis. Y suele pasar, yo a veces me fijo, que los autobuseros se enfadan con los peatones, estos con las bicis y con las amotillos, los taxis con todos, las motos aceleran, y los coches particulares están por todos lados buscando aparcamiento. Estar en mitad del tráfico puede ser una situación muy estresante, sí.

Pero, si damos por hecho que todos tenemos el mismo derecho (o necesidad) de desplazarnos, ¿qué hacemos? Si la calle fuera solo para uno mismo no habría problema, claro… Yo, que he conducido coche, amotillo, moto, bici, y a veces voy andando, tengo una solución particular: sonreir. Suponer que el de enfrente no está ahí para hacernos la vida imposible, sino que tiene sus propias preocupaciones, sus despistes, y que, por regla general, no tiene un especial interés en provocar un accidente que pueda resultar mortal para nosotros. ¡No me queda otra! Si no, me iría al monte sin dudarlo…

Pienso que mis vecinos son personas como yo, personales normales, e intento facilitarles mínimamente la vida (esperando, eso sí, algo parecido a la inversa). Generalmente no me enfado (salvo maldad evidente) si un peatón me cruza en Reyes Católicos por mitad de la calle sin haber siquiera mirado hacia donde venía. Intento hacer ver a un coche con gestos amables que mi velocidad de incorporación a una rotonda es limitada y él debería comprenderlo. También me espero cuando “las normas dicen que llevo razón”, pero la lógica y el sentido común me gritan que mejor dejar pasar a ese que no me ha visto. Parece razonable no provocar un accidente por “llevar razón”.

Ya, ya sé que esto suena demasiado a buenismo. No siempre lo consigo… Si nos pinchan, ¿acaso no sangramos? Si nos hacen cosquillas, ¿acaso no reímos? Pero es mi meta, miro hacia ese lado. Quizá otros vayan justo al contrario, quizá me guste más lo mío, y sea más fácil llegar a ello persiguiéndolo, que no.

Creo que tiene bastante que ver con los mecanismos de autoprotección frente a los coches que desarrollé cuando iba en moto (mucho menos indefenso que en bici, pero también). Los moteros (de verdad) suelen ser bastante respetuosos…

Pero, disculpad, que me desvío del tema: ¿No parece razonable pensar que con actitudes de este tipo la convivencia se resuelve casi sola? Sí, las normas están ahí para cumplirlas (muchas veces nos recriminan algunos semáforos) pero,… Si yo voy con mi moto, tengo un semáforo en verde, y una señora mayor no ha tenido tiempo de terminar de cruzar, ¿qué tendría que hacer? Pues lo mismo, pero pensando en más grande. No es tan difícil, ni se pierde tanto tiempo, ni en realidad somos tan perfectos (yo no, desde luego) como para ir afeando la conducta a los demás así como así.

El futuro

A poco que viaje uno por ahí, por Europa fundamentalmente, se observa que esto ya está bastante inventado. Me da a mí que la normativa, vía Comisión Europea, vendrá llegando ya depurada por la gran experiencia de los Países Bajos, Alemania, Austria…

Habrá cosas que nos sorprenderán mucho al principio (los cambios son así, y estamos inmersos en uno): en París, Bruselas y otras grandes ciudades los semáforos en rojo se convierten en “cedas” si el ciclista va a la derecha. ¡¡¿Cómo?!! Pues sí… Parece ser que (bien usada) esta medida agiliza el tráfico (reduce cabreos de los vehículos a motor al no poder acelerar por tener una bici delante al cambiar a verde), y reduce accidentes. Ojo, que un ceda no es “hago lo que me da la gana” (como solemos hacer a veces por desconocimiento muchos en coche o bici).

En Viena, o en Berlín, la bicicleta tiene ya su espacio natural, nadie la ve como enemiga (o esa ha sido mi percepción cuando he estado de visita, como peatón). De hecho, algunos peatones te ayudan a comprender que ellas tienen preferencia, y te señalan el por qué (en alemán, eso sí).

Personalmente, confío en que esta (nueva) ola que ha venido para quedarse, que ya es mucho más que “una moda” por lo que se comienza a ver, no necesite de demasiadas imposiciones legales (que las habrá, porque no somos tan cívicos y buenos vecinos como sería deseable). La experiencia del transporte en bicicleta es un momento de relajación en el día a día: lo que os deseo a todos es que os déis la oportunidad de participar de esos pequeños instantes de felicidad en una sana convivencia.


Le habló un arkángel taoísticozen.

 

#SereIngeniera16

Sucede que en la mayoría de las ocasiones hasta que uno no pone el foco en algo resulta tremendamente difícil siquiera observarlo: lo vemos de reojo, escuchamos campanas sin saber bien por donde resuenan, elaboramos juicios de valor sin demasiado contenido /a.k.a. cuñadismo/.

/Si sólo dispones de 4 minutos de tu tiempo, mejor mira el vídeo de más abajo [en la entrada original del blog si lees esto por Facebook], el del negro, y no pierdas el tiempo con esta entrada/

Este viernes 8 de julio asisto como invitado a una mesa redonda en la II Jornada dedicada a la Docencia para la Igualdad entre Mujeres y Hombres en Tecnología y Actuaciones para Mitigar el Abandono en los Primeros Cursos, en el marco del Campus Tecnológico UGR para Chicas que co-patrocina (un poquito, por segundo año) la empresa en la que trabajo, SI2 Soluciones.

Tengo entendido que estaremos sólo dos cromosomas Y -¡fuerza a los Y! O};-]-, espero que no se convierta en algo al estilo de Amanece, que NO es poco en las elecciones de mujeres, que somos un poco #estrafalarios y #aparatosos, pero con buen fondo ;-)

Desafortunadamente, a muchos nos parece  que todavía (o especialmente ahora) resulta necesario poner la intención en hacer visible esta problemática; ya no sólo la escasísima presencia de mujeres en los estudios de ingeniería y ciclos formativos relacionados con la tecnología sino, a mi modo de ver incluso más importante, la alta tasa de abandono gradual que se va produciendo entre las chicas conforme van superando cursos: a menor edad, más interés por STEM (o CTIM, Ciencias, Tecnologías, Ingenierías y Matemáticas). Desde un punto de vista algo egoísta, como intentaré detallar después, me incomoda mucho esta situación.

Yo no creía en la discriminación positiva

Creía, por falta de formación -y #aparatoso-, en la igualdad, en que cada cual(a) se buscara sus habichuelas. Mis ideales estaban hace años más cerca de una especie de meritocracia barnizada de buenismo. Lo reconozco porque creo que así debe ser, porque si a mí me ha venido bien profundizar en el estado de la cuestión para comprender que no es lo mismo igualdad que justicia, a otros puede resultarle inspiradora (humildemente)  mi experiencia.

A día de hoy considero que es *necesario* dar una oportunidad adicional a determinados grupos. Creo que fue nada menos que Neil DeGrasse Tyson el que me terminó de abrir los ojos (cuesta mucho, créanme, incluso a veces me sigue pasando).

También me ayudó a ver a las chicas ingenieras como a negras (disculpen el exabrupto si no han visto el vídeo anterior) la potencia del Software Libre granaíno. Escribo los nombres según me vienen a la cabeza: JJMerelo, Pau (grande, TerceraNexus6), Nuria Rico,… Es más fácil, con tantísima fuerza cercana, ver estas cosas. Gracias.

#sereingeniera16

Y,… Está sucediendo. Si yo fuera usted y quisiera participar de esta ola que está viniendo, imparable, como una bola de nieve que empieza pequeñiiiiita pero que va demostrando por Gravedad que no hay más futuro que éste, asistiría a la Clausura del cs4hs.ugr.es. Proyectos que te harán sentir envidia (y algo viejuno, seguramente), risas, nervios, felicidad…

Allí estaré también.

Se termina la entrada y no he hablado del egoísmo que nombraba arriba (tengo las teclas algo oxidadas en la parte de evacuar pensamientos, disculpen, los filtros automágicos no me funcionan tan bien como antaño). Directo al grano: Sí2 Agencia (una ampliación de nuestro “proyectillo”, que llevábamos tiempo intentando darle forma) se ha concretado precisamente gracias a una chica, Luciana. Es tan joven que me resulta difícil creer que sea consciente de lo que nos ilumina de algún modo, y complementa con su dedicación, crecimiento por días, capacidad de adaptación… Lo siento, compañeros que me leáis, pero es justo reconocer que nos va a ayudar a crecer. Espero y confío en que esa empresa en la que participo pueda algún día corresponderos en algo que se acerque al valor que tenéis (os estoy muy agradecido a todos, del primero al último de los que me soportáis, aprovecho para explicitarlo: Dani, Mingo, Guille, Carlos, Fran… y más). Todos somos contingentes, pero ella es necesaria. ¡Espero que no se lo crea demasiado! ;-)

Le habló un arkangel inspirado por las Ingenieras, de título o espíritu.

MiniBomberosPorAccidente

Nada grave. Anecdótico, pero precisamente por ello anotable para acordarse cuando pasen unos años y tenga menos esperanza en la humanidad.

Algunos dicen que soy de los del “buenismo”, que todo me viene bien… Puede ser (aunque a veces me enfado).

Sucesión de los hechos

14 hora zulú del 07/06/2016 -las 3 de la tarde con tó la calor-, Calle Gran Vía de Colón (#Granada), paso de peatones Avda. Constitución, acera de la derecha en el sentido de la marcha hacia la Bandera de España de grandes dimensiones ubicada en la rotonda de la misma continuación.

Señor con gafas y barba medio cana circulando en bicicleta de una sola velocidad -con la rodilla a rabiar por algún motivo que esperemos no sea grave- se incorpora a la acera -¡vaya por Dios!- en el paso de peatones citado, cuando aprecia una gran cantidad de humo saliendo de una papelera. Varios peatones observan y comentan el suceso; continúan la marcha al estar su semáforo en verde (lo normal).

El mencionado ciclista agarra su teléfono móvil, apaga su podcast -¡vaya por Dios!- y hace intención de avisar al 112. Recuerda el 080, pero también que el sistema tiene sus cauces -y que probablemente ya ni funcione, afortunadamente no recuerda haber tenido que usarlo nunca-. Su teléfono -chino- no tiene marcador porque algo le habrá trasteado sin saber bien qué… Se aturulla un poco, levanta la cabeza, y observa a una persona -que encaja con la descripción “de libro” de perroflauta– terminando de dar de beber a su perro en el pilar de la esquina de “La Normal”.

– ¡Amigo! ¿Me echas una mano? -señala a la humareda-

El /perroflauta/ no duda un instante en volver a sacar su cacharro del agua de la voluminosa mochila, su perro espera paciente. Llena la escudilla en la fuente, y da el primer viaje.

– Seguro un cigarrillo – comenta por el camino con acento probablemente italiano.

El ciclista (que soy yo, a estas alturas), le pide su cacharro mientras él busca una botella en la mochila. 3 o 4 viajes después, el “gran incendio” está sofocado. Casualmente pasa un barrendero hablando o escuchando música con sus auriculares (¿se han fijado en este detalle tan lógico si tuvieran un trabajo que lo permitiera? – observen a los barrenderos :) -), y lo paro para indicarle la circunstancia. Muy profesional, observa, busca en sus cacharros por si puede aportar agua, pero decide llevarse la bolsa medio ardida, ya apagada. Éxito.

Parece que las cosas funcionan, y hemos ahorrado un viaje a los héroes.

Yo tengo claro a quien quiero de vecinos, de paisanos, si pasara algo mucho más grave en algún momento…

– Gracias, amigo.

– [sonrisa]

Se marchan, cada uno por su lado. En bici, por un paso de peatones hacia el parque del Triunfo (donde una señal clara indica la prohibición expresa de ir en bici), otro con su perro y su mochila, a delinquir a su manera por ahí…

Le habló un arkangel con plena confianza en la humanidad.

LaObligacionDeUnRevolucionarioEsGanar

Mi relación con la política “formal” es bastante tangencial (aunque al menos siempre he votado, a opciones “de izquierda”, quizá por mi concepto interno de “equilibrar fuerzas”, de poner a gente que sabe enfrente de otros que también saben y están más a la derecha).

Simpatizo con Podemos (aunque no coincida con todo, no creo que nadie pueda verse totalmente representado por un partido). Creo que este discurso de Pablo Iglesias de hace unos meses explica perfectamente por qué. Creo, sinceramente, que el Podemos de ahora es un instrumento de cambio que ha beneficiado hasta el momento a toda la sociedad generando cierto desconfort en la clase política, en los profesionales de la política tanto de izquierdas como de derechas.

El centro, a mi modo de ver, no existe: el centro se consigue debatiendo entre iguales y llegando a acuerdos; cuando digo “iguales” me refiero a gente preparada para debatir y negociar: con total probabilidad si yo me pongo a hablar con Rajoy sobre cualquier asunto político él gane, a pesar de su aparente falta de herramientas dialécticas. Por eso considero necesaria la existencia de un partido muy social, que podría haber sido Izquierda Unida, pero que no lo es (Pablo Iglesias explica precisamente lo mismo que yo entiendo en este video). Para llegar a ese “centro” inexistente no hay otra (con el sistema que tenemos) que tener representantes fuertes que defiendan otro modo de ver las cosas. Equivocados o no (eso está por ver, recuerdo, a mí no me da miedo).

No me desagrada el PSOE, quizá sobre todo históricamente; nunca votaría PP aunque entiendo a algunos que lo hacen (no a todos), y habitualmente no me sale ningún sarpullido si comparto una cerveza con algún pepero; Ciudadanos me parece que no va de frente, y eso no me gusta (aunque como pequeño empresario creo que si ganaran habría cosas que me favorecerían, pero la vida no es solo el trabajo, mucho menos el dinero). Esto no es nadar y guardar la ropa: es que resulta que detrás de las siglas hay personas, y cuando bajamos al nivel de la persona, más allá del programa o los representantes, quizá haya tenido más cosas en común con algún votante de estos partidos que con “los míos”. No creo en el grupo, creo que el grupo nos aborrega y nos hace tomar malas decisiones: hay que bajar al detalle, al grano fino, y ver que en el fondo como personas todos tenemos más cosas que nos unen de las que nos separan. Yo no veo enemigos, la verdad.

Otra cosa son los partidos, porque esto está montado así (y a pesar de mi pensamiento algo ácrata, no soy capaz de ver una alternativa clara). Cuando hablamos de partidos políticos, sí puedo tener opinión “en general”: el discurso de Podemos es puro marketing político, claro; igual que el del PSOE, el del PP y el de C’s (bueno, éste creo honradamente que un poco más de marketing, incluso). Sin embargo, el discurso de Izquierda Unida (que son los que me han gustado más siempre -como decía al principio, por una cuestión de “equilibrar fuerzas”) creo que es mucho más “auténtico”. Pero no es ganador.

A mi modo de ver, España necesita a Podemos para que los actores del Poder (políticos y grandes empresarios) se sientan observados. De esto se puede inferior que no confío en que “vayan a ganar”. Creo que entendí desde el primer momento que Podemos defraudaría en algún momento a la izquierda y a sus socios. Por eso me gusta mucho este vídeo que me ha provocado escribir estas letras. Necesitaba contarlo.

Le habló un arkángel anotando para el futuro.

Sobre el autor

Durante mucho tiempo desde que comencé este blog allá por 2003 intenté mantener separado mi alter ego de mi mismidad.

Sobre la persona

A día de hoy, me resulta casi imposible separar, lo virtual se mezcla íntimamente con el Mundo Real TM, para lo bueno y lo malo:

Mi nombre es Ángel Moreno y pierdo el sueño por SI2 Soluciones.

Disculpen :)

Busca
¡blog zombie!

Buuhhh... Este es un blog zombie, o vampiro, o algo así. Quiero decir, que está no-muerto. Sí, parece cadáver total, pero de vez en cuando su autor vuelve para soltar alguna diarrea mental.