MiniBomberosPorAccidente

Nada grave. Anecdótico, pero precisamente por ello anotable para acordarse cuando pasen unos años y tenga menos esperanza en la humanidad.

Algunos dicen que soy de los del “buenismo”, que todo me viene bien… Puede ser (aunque a veces me enfado).

Sucesión de los hechos

14 hora zulú del 07/06/2016 -las 3 de la tarde con tó la calor-, Calle Gran Vía de Colón (#Granada), paso de peatones Avda. Constitución, acera de la derecha en el sentido de la marcha hacia la Bandera de España de grandes dimensiones ubicada en la rotonda de la misma continuación.

Señor con gafas y barba medio cana circulando en bicicleta de una sola velocidad -con la rodilla a rabiar por algún motivo que esperemos no sea grave- se incorpora a la acera -¡vaya por Dios!- en el paso de peatones citado, cuando aprecia una gran cantidad de humo saliendo de una papelera. Varios peatones observan y comentan el suceso; continúan la marcha al estar su semáforo en verde (lo normal).

El mencionado ciclista agarra su teléfono móvil, apaga su podcast -¡vaya por Dios!- y hace intención de avisar al 112. Recuerda el 080, pero también que el sistema tiene sus cauces -y que probablemente ya ni funcione, afortunadamente no recuerda haber tenido que usarlo nunca-. Su teléfono -chino- no tiene marcador porque algo le habrá trasteado sin saber bien qué… Se aturulla un poco, levanta la cabeza, y observa a una persona -que encaja con la descripción “de libro” de perroflauta– terminando de dar de beber a su perro en el pilar de la esquina de “La Normal”.

– ¡Amigo! ¿Me echas una mano? -señala a la humareda-

El /perroflauta/ no duda un instante en volver a sacar su cacharro del agua de la voluminosa mochila, su perro espera paciente. Llena la escudilla en la fuente, y da el primer viaje.

– Seguro un cigarrillo – comenta por el camino con acento probablemente italiano.

El ciclista (que soy yo, a estas alturas), le pide su cacharro mientras él busca una botella en la mochila. 3 o 4 viajes después, el “gran incendio” está sofocado. Casualmente pasa un barrendero hablando o escuchando música con sus auriculares (¿se han fijado en este detalle tan lógico si tuvieran un trabajo que lo permitiera? – observen a los barrenderos :) -), y lo paro para indicarle la circunstancia. Muy profesional, observa, busca en sus cacharros por si puede aportar agua, pero decide llevarse la bolsa medio ardida, ya apagada. Éxito.

Parece que las cosas funcionan, y hemos ahorrado un viaje a los héroes.

Yo tengo claro a quien quiero de vecinos, de paisanos, si pasara algo mucho más grave en algún momento…

– Gracias, amigo.

– [sonrisa]

Se marchan, cada uno por su lado. En bici, por un paso de peatones hacia el parque del Triunfo (donde una señal clara indica la prohibición expresa de ir en bici), otro con su perro y su mochila, a delinquir a su manera por ahí…

Le habló un arkangel con plena confianza en la humanidad.

2 comentarios
  1. Carmen 7 Junio 2016 at 4:33 pm

    Me encanta ese momentazo!! Yo también lo tuvé con mi niña,y gracias a su botellita de agua apagamos un conato de fuego en una papelera por culpa de un cigarrillo, ella si que fue una minibombera como vosotros.
    Genial tu aportacion Angel!

  2. Arkangel 8 Junio 2016 at 10:43 pm

    ¡Muy bien que hiciste(is)! La vida está llena de cosas pequeñas, que yo pienso que nos hacen un poco más grandes. :)

Sobre el autor

Durante mucho tiempo desde que comencé este blog allá por 2003 intenté mantener separado mi alter ego de mi mismidad.

Sobre la persona

A día de hoy, me resulta casi imposible separar, lo virtual se mezcla íntimamente con el Mundo Real TM, para lo bueno y lo malo:

Mi nombre es Ángel Moreno y pierdo el sueño por SI2 Soluciones.

Disculpen :)

Busca
¡blog zombie!

Buuhhh... Este es un blog zombie, o vampiro, o algo así. Quiero decir, que está no-muerto. Sí, parece cadáver total, pero de vez en cuando su autor vuelve para soltar alguna diarrea mental.