febrero 2006

MicroDiluvioUniversal

Que caiga un poquito de agua tal y como están los pantanos y los campos es algo de agradecer. Que te caiga encima quizá ya no lo sea tanto.

Que coincida el punto crítico del Diluvio Universal Localizado TM justo cuando sales una hora más tarde del trabajo después de una reunión con tu jefe, empieza a cabrearte.

Recordar que estás a punto de quedarte sin gasolina y tener el chivato de la reserva estropeado lo empeora un pelín.

No pasa nada, piensas. Vas autoconvenciendote a ti mismo de que otras veces te ha llovido, que en peores plazas has toreado, y justo entonces pasas por el Gran Charco de la Humedad SupremaTM, que no has visto porque llevas la visera llena de agua y además eres un miope de mierda, tus ojos funcionan mal de noche y las luces te deslumbran. A partir de entonces el agua se convierte en algo casi irrelevante, porque la nube de vapor que sale del radiador practicamente no te deja ver más allá del manillar.

Y llegando a casa, deja de llover, por Murphy 27,4 («Dado un número determinado de diluvios universales localizados cualesquiera, su fin coincidirá con el final del camino»)

Haré mías las palabras del gran filósofo Chiquito de la Calzada para decir aquello de una mala tarde la tiene cualquiera. Jarl, añado.

Le habló un arkángel que se moja como los demás, pero que sigue aparcando donde quiere.

Foto!

Si pinchas en el botón ¡Foto! al pie de la imagen, y tienes webcam, tu cara bonita (o lo que sea, vaya) será la que salga ahí hasta que otro que esté tanto o más aburrido que tú haga lo mismo.

Ningún sentido, ninguna utilidad, las fotos se van perdiendo en el tiempo (creo) ¿No es fantástico?

Visto en NetdancerPlanet.

Crash

Crash es una de estas pelis de vidas cruzadas, que te van enseñando un poquito de la historia de cada uno para después juntarlas un poquito, breve pero intensamente. Es de esas que te hacen pensar en qué estará pasando por la cabeza del tío ese que te acabas de cruzar, y si has hecho bien en no darle 1 euro al mendigo aquelo que te lo pidió.

Concretamente se centra en el tema del racismo, y bueno, creo que está bien llevada.

Una buena película.

LibroDeBlogs(MasKDD)

Lo dice JJ, que es el anfitrión de la cosa en Granada: el próximo viernes 24 a las 12 de la mañana estarán en el Salón de Grados de la ETSII de Granada José Luis Orihuela y Julio Alonso, junto con Eduardo Arcos (mogollón de Pagerank en una sola línea, oiga). Blogueros de estos importantes que saben, y que han escrito un libro que pretende divulgar el concepto de blog, a la par que sacar unas pelillas, me supongo yo.

El caso es que allí estarán, intentaremos si el trabajo lo permite ir a vel-los y tocal-los (si puede ser), e incluso a tomarnos unas cervecillas con ellos en la I Blogs & Beers & Tapas & Books & Beers++, la quedada organizada al efecto a aprtir de las 14.30, comenzando en el bar del parque Almunia para terminar si procede por el barrio de La Chana (tapas por doquier, que la hora lo pide).

Yo ya tengo la costumbre de crear el esqueletillo de un wiki para estas cosas, así que ya sabes, si te apetece pasarte por la KDD y quieres aportar algo ahí, libre eres de hacerlo.

Hablaremos del libro más adelante, que se lo voy a regalar a mi mamá para que comprenda algo mejor en lo que pierde el tiempo su niño.


Le habló un arkángel un poco asustado por ver de cerca tanto creador de opinión ;-)

ComprasOnLine

Posiblemente todos ustedes ya lo hagan a menudo y yo sea un cateto digital con todas las letras, pero el caso es que lo acabo de hacer por primera vez.

Comprando por internet.

Comprar una PDA en cualquier tienda electrónica, un GPS en Singapur, o un nombre de dominio en vete – tu – a – saber – donde tiene su cosa, es el primer paso, lo de perderle el miedo a dar tu número de tarjeta a un desconocido. Pero esto, si uno lo piensa un poco, realmente tampoco es tanta novedad (ni siquiera lo fue hace unos años, cuando empezó). Las ventas por catálogo son más antiguas que yo, al menos, y lo de las tarjetas ya lo tenemos superado desde el momento en qeu se la das a un camarero y desaparece para volver con un ticket que tienes que firmar.

Todo se basa en la confianza, primero de que el que te cobra no va a hacer algo chungo, y segundo en que llegado el caso podrías reclamar a tu banco, y él se pondría de tu parte. Vale que es mucho confiar, pero las cosas funcionan así. Y funcionan, oiga.

Comprando lechugas por internet.

Esto es otra historia. Es lo que Psicobyte (no lo enlazo, como hacen los periodistas serios ;-) ) siempre me decía: «comprar un libro o un cd, vale (y a ser posible contra reembolso), pero algo que tengas que tocar…». Tiene su lógica, sobre todo si piensas en la frutería de la esquina, pero el caso es que cada vez compramos menos en esa frutería. O al menos, hacemos la «compra gorda» en un hiper, o súper grande.

Es cómodo, ya saben: lo tienes todo a mano, en un mismo sitio puedes comprar el detergente, los congelados y hasta los condones (si los necesitas y te fías de marcas que se llaman «Family», pero esa es otra historia). Yo, por ejemplo, suelo ir al Mercadona para este menester. Mercadona tiene un par de ventajas: calidad media-alta, y precio razonable. Y una desventaja (que ahora mismo se va a convertir en su mejor baza): escaso surtido. Y si sumamos que somos animales de costumbres a esa poca variedad, si uno echa cuentas al final en todas las compras te llevas practicamente lo mismo.

Aquí entra internet. Mercadona tiene una página web con un apartado de compra on-line muy correcta. Sin alardes, pero extremadamente usable (para mi gusto, claro). Me ha encantado eso de poder guardar una Lista de la Compra (o varias), para rescatarlas cuando quieras. Está hecho con lógica, y es muy aplicable a la filosofía de la cadena (poca variedad y tal).

Alguno podrá decir que no hay fotos de los artículos (no, no las hay), ¡pero es que no las necesitas! Si siempre compras lo mismo, ya lo hemos dicho.

¿No me engañarán?

De nuevo, volvemos al tema de la confianza. La confianza en que los de Mercadona quieren que su «canal internet» funcione. Yo creo que sí… Se me ocurre que lo que no me van a traer es el yogur de más al fondo, el que caduca unos días después (técnica de guerrilla nº 3 para entornos hostiles), pero tampoco me preocupa.

Ya contaré si todo va bien (me lo traen el sábado por la mañana. Qué cosas, pensar que la primera aplicación telemática que yo vi era la de compras de El Corte Inglés, en un cacharro de esos de Ibertex, y han tenido que pasar 15 años para que haga uso de algo así… Lo que comentaba, todo estaba inventado hace mucho.

Ah, por cierto, lechugas no he comprado ninguna (si valen los canónigos…), pero la negrita quedaba mejor así. :P

Nota: Me dice Maiko en un comentario más abajo que no sea fullero, y diga que el servicio este de internet sale por 7 eypos y pico. Así es, y solo merece la pena, claro, si la compra es de las gordas. Vamos, que para comprar solo la lechuga, mucho mejor la frutería (que además estará más fresca y más buena, porque Mercadona, en lo que falla, es en las frutas y verduras).

Le habló un arkángel ciberamarujado.

DecisionPeluda

Venga, pido el comodín del público.


Create polls and vote for free. dPolls.com

Anda que las fotos que he ido yo a coger… cualquiera es capaz de votar que em corte al cabeza en lugar del pelo. Por otra parte, los resultados de la encuesta no serán vinculantes en absoluto (salvo que coincidan con lo que yo decida hacer, en cuyo caso me las daré de guay por haber hecho lo que la gente quería). Voten, voten…

Le habló un arkángel decidiendo detalles sin importancia.

Sobre el autor

Durante mucho tiempo desde que comencé este blog allá por 2003 intenté mantener separado mi alter ego de mi mismidad.

Sobre la persona

A día de hoy, me resulta casi imposible separar, lo virtual se mezcla íntimamente con el Mundo Real TM, para lo bueno y lo malo:

Mi nombre es Ángel Moreno y pierdo el sueño por SI2 Soluciones.

Disculpen :)

Busca
¡blog zombie!

Buuhhh... Este es un blog zombie, o vampiro, o algo así. Quiero decir, que está no-muerto. Sí, parece cadáver total, pero de vez en cuando su autor vuelve para soltar alguna diarrea mental.