Pucheros

Debería estar prohibido preparar pucheros de col a partir de, no se, las 10 de la noche.

Hombrepordiós, ya. ¿Ustedes saben lo que es llegar al portal de la casa de uno y encontrarse con todo el tema ahí liado? La col mientras se cuece emana un olor horripilante. De lo peor, vaya.

También es cierto que yo tengo un cierto reflejo pavloviano relacionado con este tema. Yo huelo la col y ya me angustia, inmediatamente.

Todo esto viene por mi madre. Resulta que, siendo yo pequeñajo, y supongo que negandome a comer lo que había repetidas veces, llegó El Horrible Día Del Puchero de Col. Aquel día mi vida se marcó con un antes de El Horrible Día Del Puchero de Col y un después de El Horrible Día Del Puchero de Col.

Evidentemente, fue aquella ocasión en la que me negué a comer el dichoso puchero, y a mi madre se le infló el,.. esto… el ánimo, y me echó un pulso. Ganó, les adelanto.

Comer no comí ese mediodía (una persona puede pasar sin comer algunas horas sin notarlo apenas, no tiene demasiado mérito). Pero por la tarde (sí, ya se lo imagina) tenía para merendar un fabuloso puchero de col.

(El puchero de col tiene la particularidad de volverse más y más espeso conforme pasan las horas, creo que debido fundamentalmente a la parte de patata que contiene, que se va deshaciendo para llegar a conformar una especie de pasta informe que también me ha hecho odiar cualquier tipo de puré, pero no voy a ahondar hoy en esa hoistoria)

Tampoco merendé. Triunfo parcial, pero ya empecé a entrever que la batalla sería dura… Por la noche supongo que ya lo tenía claro, y casi fue mero trámite. El puchero de col (o lo que leches fuera eso ya a esas alturas) se quedó en su plato (el mismo plato), y yo me fui a la cama sin cenar.

A la mañana siguiente mi estómago cedió y me dispuse a probar al menos una cucharada («¡Tres!» – gritaba mi madre, con su, en fin, buena intención, intentando no ceder a los caprichos de un niño de 7 u 8 años).

Desde aquel El Horrible Día Del Puchero de Col, cada vez que huelo «eso» me vienen a la cabeza imágenes. Conste que a día de hoy me lo como, como casi cualquier cosa, no soy caprichoso en ese sentido (¡gracias, mamá!), pero nadie me quitará de la cabeza aquelllos momentos. Supongo que es un poco como el entrenamiento de los marines, pero en versión granaína.

Ahora, que me gustaría ver a mi a un marine de esos que aguantan 10 minutos debajo del agua comiendose esa plasta a la mañana siguiente.

Le habló un arkángel traumatizado.

17 comentarios
  1. Rafa 27/01/2006 at 12:45 am

    Agggg ni que lo digas… que mal huele ese puchero, igual que la coliflor cocida, que me la llego a comer, pero igual huele. Yo de chico ten?a en el comedor escolar el «horrible dia de los palitos de merluza». Los tiraba todos debajo de la mesa, hasta que me pill? el camarero. Por suerte no tengo trauma, me cogieron a tiempo supongo :D

  2. Veva 27/01/2006 at 1:23 am

    Jajajajajajajjuaajaa!!!!!!!Mira, no lo hab?a pensado, voy a amenazar a mi hija con puchero de col en cuanto diga que no le gusta la comida…..

  3. Phranet 27/01/2006 at 8:06 am

    Dile a tus vecinos que la pr?xima vez que cuezan coliflor le a?adan al agua un trozo de pan empapado en vinagre o en leche, as? suavizar? el olor que desprende las sustancias con azufre que posee.

    Por cierto, para los que piensen aplicar con sus hijos la t?ctica que padeci? Arkangel con su madre, no siempre resulta, como fue mi caso. Doblegar la tozudez de un ni?o puede resultar perjudicial para su salud y de eso no es cosciente ?l, pero s? sus padres. Supongo Arkangel que si no hubieras desayunado coliflor llegar?a un momento en que tu madre temerosa de que desfallezca acabar?a cambiandote el castigo para darte de comer cualquier cosa…

  4. Arkangel 27/01/2006 at 8:18 am

    Creo que era col, no coliflor… Aunque ya me poens en duda… No no, era ese Horrible olor ;-)

    Por lo visto tambi?n se quita bastante olor escaldando primero la col, para despu?s pasarlo por el grifo y continuar la cocci?n.

  5. Arkangel 27/01/2006 at 8:18 am

    Veva, cualquier cosa es mejor que el puchero este, as? que si es por elegir, no es mala idea :P

  6. malglam 27/01/2006 at 9:11 am

    Creo que todos hemos pasado por esa experiencia… Yo, por suerte, no recuerdo qu? es lo que me tuve que comer por la noche (no soy tan fuerte como t?) y no me qued? trauma :)

  7. nauj27 27/01/2006 at 9:26 am

    Ten?as que ver a mi padre cuando llega y dice: «Uhm… ?qu? olorcito a puchero de col!»

    Estoy de acuedo con Malglam en que todos hemos pasado por esa experiencia. El cuerpo humano, que es m?s listo que el hambre, nunca mejor dicho, cre? en m? una reacci?n frente al puchero de col que me permiti? evitarlo durante unos a?os. Cada vez que lo com?a me pon?a malo de la barriga as? que mi madre no ten?a m?s remedio que hacerme otra comida. No ten?a que decir que no me gustaba porque… ?qu? madre le da a un hijo algo para que enferme? :D

  8. El Abuelo Cascarrabias 27/01/2006 at 10:04 am

    llevo cinco d?as a dieta extremadamente recia y firme.

    esta noche las alubias me van a saber a teta de novicia…

  9. Maiko 27/01/2006 at 10:23 am

    Ark, en mi caso fueron dos cosas distintas (yo pon?a a prueba la paciencia del Santo Job): la primera, patas con acelgas, fr?as para desayunar (despu?s de la merienda y la cena); la segunda, la que me traumatiz?, sopa con estrellitas, tambi?n para desayunar, que la vomit? all? mismo sobre el suelo de la cocina. A d?a de hoy, la sopa de cocido me sigue dando arcadas. ?Te entiendo tan bien!

  10. Arkangel 27/01/2006 at 11:06 am

    Compruebo que los encojonamientos maternos son cosa extendida… ?Y es que debe ser jodido ser mam?! (y m?s de unos frikis potenciales como… vosotros! ;-)

  11. trufa 27/01/2006 at 11:13 am

    yo la col s?lo la tolero escondida bajo la bechamel y queso gratinado, si no ni de conya… y un puchero pues como que no…

  12. azertimes 27/01/2006 at 11:20 am

    Juas! increible, yo tampoco soporto ese olor, lo que pasa que yo no pas? trauma… yo nunca lo com?, ni me obligaron a ello, me obligaron otras cosas.(Tambi?n suelo comer de todo, no soy ‘demasiado’ caprichoso).

    Me descojonado leyendo lo del marine y tal y se me habr? quedado la pe?a mirando. Toy en la facultad, aprovechando el tiempo… xD

    Saludos, me ha gustado tu post.

    :)

  13. Anla 27/01/2006 at 7:20 pm

    Suerte de que siempre me haya gustado la verdura. El puchero de col me encanta.

    Yo tengo mi partucular dia del filete de ternera. Todav?a no lo puedo comer.

  14. other 27/01/2006 at 7:54 pm

    Yo com?a en el colegio y aprend? a aguantar el hambre hasta dos d?as seguidos…
    El tema es que a veces no desayunaba por falta de tiempo, por que perd?a el autob?s (sal?a a las 6:50 aunque al colegio no entraba hasta las 9, pero es que yo era de un pueblo muy perdido y hab?an juntado en la misma ruta a todos los pueblos muy perdidos) o por cualquier otro motivo.
    En el colegio el 90% de los d?as era incap?z de comer, y llegaba a casa a eso de las 7 (aunque sal?a del colegio a las 5:30, pero es que resultaba encima que los de la empresa de transportes ten?an la cochera cerca de mi pueblo perdido de modo que para ir sal?an de la cochera, paraban por mi pueblo y iban directos al cole, y para volver sal?an del cole, dejaban a todos, luego a mi y luego a su cochera) con lo cual a veces no merendab.
    Cuando era peque?o no sol?a tener problema, y casi siempre pod?a cenar algo, pero cuando fuy creciendo y empec? a salir por ah?, a veces (m?s de una y de dos) era imprescindible la excusa «me quedo a cenar en nosedonde. Y cuando mi madre me recog?a no pod?a pedir comida por que se supon?a que ya hab?a cenado.
    En muchas ocasiones me qued? m?s de 30h sin comer nada, pero alguna que otra he llegado a estar dos d?as seguidos (ese es mi record) aunque debo reconocer que en esos casos les ped?a a mis amigos que me trajesen pan del comedor -yo no sub?a- o que me diesen un poco de su bocadillo en el recreo… que algo era algo!

  15. Man in the Lighthouse 28/01/2006 at 9:18 pm

    Juas! Casi me descojono leyendo esta entrada. Hoy te he pillado especialmente inspirado… inspirando efluvios de col, jejeje…

  16. dobar 28/01/2006 at 9:19 pm

    Yo la col me la como cruda por lo mismo :D ?est? buen?sima en ensalada!

    yo tuve el horrible d?a de las lentejas… qu? recuerdos. Lo que pasa es que mi madre empez? a trabajar a mediod?a y mi abuela era mucho m?s permisiva y tampoco me qued? un trauma… hasta el punto de que me estoy planteando hacerme unas lentejicas un d?a de estos, despu?s de tantos a?os.

  17. Arkangel 29/01/2006 at 2:52 pm

    Anla, es que si el puchero de col hace «masa», un filete de ternera fr?o puede constituir un arma arrojadiza bastante respetable. Y ponte a tragar eso. Pobre…

    Con al col cruda no tengo ning?n problema, como dobar. Al contrario, me gusta mucho en ensalada. ?En Motril la ponen como acompa?amiento de un pulpo seco que est? de muerte! ?As? tampoco que te gusta, trufa?

    Farero, ah? te he visto suelto, je. A ver si te quiere fichar el Buenafuente, o algo :P

    other, lo tuyo es bastante m?s jodido, ?que mal lo tuviste que pasar! Claro que peor lo pasar?an los que no tuvieran qu? comer, como dec?a mi mam? ;-)

    Azertimes, no sabes como me alegra leer eso, jeje…

Sobre el autor

Durante mucho tiempo desde que comencé este blog allá por 2003 intenté mantener separado mi alter ego de mi mismidad.

Sobre la persona

A día de hoy, me resulta casi imposible separar, lo virtual se mezcla íntimamente con el Mundo Real TM, para lo bueno y lo malo:

Mi nombre es Ángel Moreno y pierdo el sueño por SI2 Soluciones.

Disculpen :)

Busca
¡blog zombie!

Buuhhh... Este es un blog zombie, o vampiro, o algo así. Quiero decir, que está no-muerto. Sí, parece cadáver total, pero de vez en cuando su autor vuelve para soltar alguna diarrea mental.